Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

Empiezan a sentirse la escasez de microchips: Renault y Stellantis recortan su producción

Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on twitter
Ya desde finales del 2020 se había advertido de una escasez generalizada de componentes que afectaría a Renault, Stellantis y otras marcas
  • La escasez de microchips ha impedido principalmente la manufactura de autos con sistemas de asistencia al conductor

  • Renault no especificó exactamente cómo la suspensión de sus plantas va a afectar sus estimaciones de producción a corto plazo

  • Por su lado, sí se sabe que Stellantis se verá afectada en las líneas Citröen y Opel, pues las fábricas que cerrará producen estos modelos en específico

A mediados de diciembre pasado, se había advertido de una escasez global de chips. En su momento, se había advertido que muchos productos de tecnología, desde computadoras y TVs hasta tablets se verían afectados por este fenómeno. Pero también se dijo que varias empresas automotrices tendrían que reducir su producción hasta que se recuperara el nivel de suministro. Hoy, Renault y Stellantis anunciaron lo inevitable: la paralización de  varias fábricas.

Las dos gigantes automotrices, de acuerdo con Reuters, detendrán completamente varias de sus plantas de producción en todo el mundo a raíz de la falta de microchips. Renault apuntó que paralizará fábricas en Marruecos, Francia y Romania algunos días la próxima semana. Por su lado, Stellantis ha tenido que cerrar las puertas de plantas en España y Alemania. La hija de Fiat-Chrysler y Peugeot reduciría sus metas de manufactura en Italia para la próxima semana.

De acuerdo con fuentes de sindicatos que hablaron con Reuters, Stellantis también tiene la intención de despedir a siete mil trabajadores en su planta de Italia. No es seguro cuándo esta marca y Renault tienen planeado recuperar el ritmo de trabajo. Sin embargo, probablemente no será sino hasta que se reanude el suministro de semiconductores y microchips de Asia. Algo que podría tardar todavía algunos meses, considerando la compleja situación actual.

El drama de los microchips

Junto con Renault y Stellantis, varias empresas han sentido en carne propia los efectos de esta escasez de semiconductores y componentes. Según Autoblog,  su rival GM también ha expresado su preocupación ante la escasez de chips. Como lo hicieron las gigantes europeas hoy, la automotriz americana también desde hace días tuvo que detener su producción para esperar a los suministros. En conjunto, la industria dejaría de producir casi un millón de autos.


Notas relacionadas

Esta automotriz ofrece devolver el enganche de sus autos a los clientes

El futuro de la industria automotriz es eléctrico

Gracias a la pandemia, Toyota le ganó a VW el título de la automotriz con más ventas en 2020


Pero no se trata de un problema que solo estén detectando las compañías que usan chips en su producción. De acuerdo con el South China Morning Post, Qualcomm (una de las mayores proveedoras de chips en el mundo) apuntó que se está quedando atrás en el suministro. La compañía apuntó que sus aliados de manufactura en Asia solo no pueden cumplir con la demanda. Lo anterior representa una amenaza al sector smartphones a escala internacional.

Desafortunadamente para Renault, Stellantis y el resto de las empresas en la industria, no hay una solución a la vista. Shine apunta que la escasez de chips específicamente para el sector automotriz podría extenderse al menos hasta la mitad del 2021. Ni siquiera en China, el mayor mercado del mundo para la compra de vehículos, tendrá mayor claridad sobre la situación sino  hasta abril. Y se espera que las penurias sean peores para los modelos de gama media y alta.

Más problemas para Stellantis y Renault

Fuera de las dificultades que enfrenta la industria automotriz en general, el cierre de las plantas de estas dos agentes es particularmente traumática. Y es que ambas están en un punto muy complejo de su negocio. Desde el año pasado que Renault empezó a tomar varias decisiones radicales enfocadas a hacer más efectivo y productivo su negocio. La crisis de la pandemia, y ahora la de los microchips, la obligará a hacer ajustes mucho más profundos de lo esperado.

Por su lado, Stellantis apenas nació como organización, pero ha heredado muchos de los problemas de sus padres. Como el resto del sector automotriz, tiene que lidiar con retos de eficiencia y producción acentuados por la pandemia. Pero además tiene que cumplir con sus promesas de recortar significativamente los costos de su organización. Una de las grandes razones por las cuales se impulsó fuertemente la fusión de Fiat-Chrysler con Peugeot.

Suscríbete al contenido premium de Merca2.0

De Madrid a la Ciudad de México, la fuente más confiable de estrategias de mercadotecnia a nivel global. Una mirada a las estrategias de las grandes marcas y las tendencias del consumidor.

Más de 150,000 mercadólogos inscritos en nuestros boletín de noticias diarias.

Premium

Populares

Únete a más de 150,000 lectores

Regístrate a nuestro newsletter en la siguiente forma y recibe a primera hora las noticias más importantes de mercadotecnia, publicidad y medios en tu correo.

Más de Merca2.0

Artículos relacionados

Alta inflación para las empresas y los consumidores

La inflación es algo que todos pagamos de alguna manera. Milton Friedman decía que es un fenómeno monetario. Se ve más como un problema macroeconómico que afecta directamente a los consumidores. Aunque la inflación de precios constantemente está presente, como fenómeno monetario se busca controlarla con la intención de generar valor futuro, o cuando menos mantener el valor.