• Burberry advirtió que el brote de la enfermedad ha golpeado considerablemente su industria
  • La firma declaró que 24 de sus 64 tiendas en el país asiático permanecen cerradas
  • El brote podría ralentizar el crecimiento económico anual de China por debajo del 5 por ciento

El coronavirus sigue esparciéndose por el mundo, y consigo trae la preocupación de las organizaciones de salud, de los gobiernos por cercar sus fronteras, de las empresas que caminan a tientas y en la incertidumbre, y de las compañías que comienzan a cerrarse a distintos mercados en preocupación a la enfermedad.

Esta especie de limitación, de las marcas, se debe a las presiones de los gobiernos asiáticos como el de Xi Jinping y otros factores que implican la decisión propia. Las compañías y parte de sus proveedores también están cerrando sus plantas en China. Por ejemplo BMW, cerró su fabrica automotriz en Shenyang por temores a la nueva cepa; Daimle, también cerró producciones en Beijing. Ford es otra marca que junto a su socio en China Chongqing Changan Automobile clausuró de momento su casa productora en el país asiático.

No solo la industria automotriz se ve afectada, otras compañías como Adidas, Nike, Starbucks, Apple, Nintendo también se han unido a dicha lista y recientemente la firma de productos de lujo británica Burberry.

También puedes leer:

Burberry golpeado por coronavirus

Burberry advirtió que el brote de la enfermedad ha golpeado considerablemente su industria. La firma declaró que que 24 de sus 64 tiendas en el país asiático permanecen cerradas, y que por consecuencia la disminución en su capital es significativo.

La firma de moda británica ya presentó pérdidas en sus acciones por segundo día consecutivo. Las acciones de Burberry, datos delegados por la misma empresa, llegaron a caer en casi un 5 por ciento, durante las primeras horas del viernes.

Los analistas de Burberry estimaban, hace cerca de un mes, que China representaría un mercado importante para la empresa, el cual correspondía al 46 por ciento de las ventas este año. De acuerdo a lo dicho por Marco Gobbetti, consejero de Burberry, “el brote de coronavirus en la China continental está teniendo un efecto negativo importante en la demanda de artículos de lujo”.

El flujo que se va

De acuerdo a El Economista, el número de muertes por la nueva cepa del coronavirus en China aumentó a 636, hasta el jueves, y se cuentan aproximadamente con 31,16 infectados. Ante la magnitud de estos números y del avance acelerado de la enfermedad distintas marcas han reaccionado, por ejemplo Nike que hace unos días cerró la mitad de sus tiendas en el mercado chino.

Con este inesperado brote las marcas tienen que batallar, y comenzar a evaluar costos que no estaban contemplados en sus ingresos del primer trimestre del año.

Burberry se unió a una lista de compañías afectadas, que gradualmente irá abonando a más marcas. Otro claro ejemplo es Nike que también se pronunció en favor de cerrar sus sedes en el país chino, sus números ya cayeron hasta en 3,3 por ciento de acuerdo a Yahoo Finance. También Starbucks reaccionó al poco tiempo de iniciar esta serie de contagios y clausuró de momento sus 2, 000 restaurantes en la zona.

Aún es pronto para un análisis de costos

La epidemia se ha propagado por el mundo como también lo han hecho sus daños a prácticamente todos los sectores, las pausas de distintas compañías es uno de sus síntomas que puede revelar una desaceleración en el PIB mundial. Aunque aún es pronto para mostrarse apocalípticos, ya se alcanza a vislumbrar un panorama complicado.

Las siguientes semanas serán cruciales para observa como el coronavirus está afectando el empleo y la producción de aquel país. Zhang Ming, economista del grupo de expertos respaldado por el gobierno de la Academia China de Ciencias Sociales, dijo que el brote podría ralentizar el crecimiento económico anual del país por debajo del 5 por ciento, durante los tres primeros meses del presente año.

China es la segunda economía más grande del mundo, y representa un motor clave del crecimiento económico mundial, si algo afecta a su desarrollo es seguro que también impactará de manera negativa al mundo.