• Así como Amazon, SpaceX pretende mandar casi 12 mil satélites de telecomunicaciones en los próximos años

  • Blue Origin, el proyecto aeroespacial de Bezos, tiene ingresos estimados de 69 millones de dólares según Owler

  • Por su parte, su rival bajo el control de Elon Musk logró ganancias por dos mil millones de dólares en 2018

Para Amazon, no basta con controlar la tecnología terrestre. También necesita establecer una presencia en el espacio. De acuerdo con Bloomberg, la compañía de Jeff Bezos planea lanzar tres mil 236 satélites de telecomunicación a la órbita baja. Se espera que esta flota provea servicio de internet a decenas de millones de usuarios. Los detalles fueron revelados en una solicitud a la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC) de Estados Unidos (EEUU).

Bezos afirma que este proyecto costará “varios miles de millones de dólares” a Amazon. Dijo además que el proyecto es independiente de Blue Origin, su compañía de proyectos aeroespaciales. Aunque no se reveló en cuánto tiempo espera poner en órbita la flota completa, puede esperarse que la iniciativa tome varios años. Los planes de la compañía son similares a los de Elon Musk, que lanzó 60 satélites de internet a finales de mayo pasado.

La conquista del espacio de Amazon

Hay varias rivalidades entre Jeff Bezos y Elon Musk. Ya desde 2015, los dos multimillonarios sostenían frecuentes rencillas en redes sociales. En 2017, ambos fueron considerados los mejores CEOs de todo el mundo. A principios del año, Amazon anunció una considerable inversión en Rivian, una notable rival de Tesla en el mercado de los vehículos eléctricos. Y hace unos meses el director de SpaceX se burló de la misión de su rival para llegar a la Luna.

También ambos empresarios tienen sus razones para querer establecer su propia flota de telecomunicaciones. Tesla, si en algún momento quiere avanzar en el entorno de la conducción autónoma a escala global, necesita una fuerte conexión de internet. Por su parte, Amazon se diversifica con cada vez mayor agresividad a más unidades de negocio digitales.

Así pues, el que Amazon tenga una red de satélites en el mundo que le den buen acceso a decenas de millones de usuarios significa expandir significativamente su audiencia potencial. Además, aunque Bezos asegure que se trata de un proyecto independiente a Blue Origin, servirá para que que el magnate pueda probarle al mundo la capacidad de sus cohetes.  En este sentido, la conquista del espacio es un negocio perfectamente redondo para la empresa.