Jeff Bezos entra al negocio que lidera Elon Musk: un duelo para una serie de Netflix

Camionetas eléctricas: el próximo paso de Amazon en asociación con GM. El gigante de las ventas minoristas por internet y General Motors avanzan en un acuerdo para invertir en Rivian, rival de Tesla.

El fin de los automóviles impulsados por motores a combustión está cada vez más cerca.

Poco a poco, las distintas fabricantes, en todo el mundo, han comenzado a anunciar planes de reconversión hacia impulsores más sustentables, como los híbridos o los eléctricos.

Los países más avanzados, especialmente en Europa, también se están autoimponiendo “vencimientos” para permitir la venta e, incluso, la circulación de automóviles con motores convencionales.

Por esto no sorprende demasiado que General Motors (GM) esté en conversaciones para invertir en Rivian Automotive, un fabricante de camionetas eléctricas con sede en los Estados Unidos.

Lo que sí sorprende es el otro socio interesado en poner sus dólares en Rivian: la gigante Amazon, del magnate Jeff Bezos.

Así es, según dio a conocer este martes Reuters, Amazon y General Motors están en conversaciones para invertir en Rivian Automotive en un acuerdo que valoraría al fabricante de pickup en unos US$ 1.500 millones.

El acuerdo les otorgaría a los dos nuevos socios una participación minoritaria, pero clave, en Rivian y sería un gran impulso para la startup con sede en Plymouth, Michigan, que aspira a ser el primer fabricante de automóviles eléctricos en el mercado de Estados Unidos.

Rivian hoy está muy lejos de Tesla, fundada por Elon Musk, el otro de los nuevos empresarios con alto perfil en el mundo de los negocios.

Sin embargo, con los millones de Bezos por detrás, podría no tardar demasiado en comenzar a pelear market share en las grandes ligas de los desarrollodores eléctricos.

De acuerdo con la información de la agencia, mientras Amazon y Rivian prefirieron no hacer declaraciones oficiales sobre el tema, GM envió un comunicado en el que si bien no admite las negociaciones, dice que “admiran la contribución de Rivian para un horizonte de cero emisiones y un futuro totalmente eléctrico”.

En el camino

Musk dijo a los inversionistas en agosto pasado que una camioneta eléctrica era “probablemente” el “próximo producto” de la compañía, aunque no sería antes del lanzamiento del Modelo Y de Tesla, desarrollo que la compañía tiene como objetivo comenzar a producir en 2020.

Rivian ya presentó su R1T en noviembre de 2018. Según la estrategia de marketing dada a conocer, es una camioneta que saldría a la venta en el segundo trimestre de 2020.

R1T de Rivian.

La compañía fue fundada en 2009 por R.J. Scaringe. Según el CEO, la plataforma de los vehículos de Rivian tiene la particularidad de ser como un “monopatín” que incluye en su núcleo la unidad de conducción, las baterías, la suspensión, los frenos y el sistema de enfriamiento.

Todo está por debajo del centro de gravedad de las ruedas, lo que le da más espacio de almacenamiento y una mayor estabilidad.

La plataforma de Rivian.

Scaringe también dijo que planean asociarse con otras empresas para desarrollar tecnología avanzada de auto conducción, en lugar de intentar hacerlo por su cuenta, como Tesla.

Planes de expansión

GM es el principal fabricante de automóviles de Estados Unidos y obtiene sólidas ganancias con la venta de camionetas grandes.

En noviembre, anunció que iba a duplicar los recursos asignados al desarrollo de vehículos eléctricos y de conducción autónoma como parte de una reestructuración que incluía el final de la producción en cinco plantas de América del Norte.

En enero de 2019, la compañía dijo que la estrategia iba a ser convertir a Cadillac en la marca insignia de sus e-cars y que el primero totalmente eléctrico llegará al mercado en 2022.

Bezos, con Amazon, también ya ha estado invirtiendo en desarrollos de automóviles autónomos (Aurora Innovation) y firmó acuerdos con Mercedes-Benz y con aerolíneas de carga para avanzar en la logística de la entrega, algo que el gigante de las ventas por Internet conoce muy bien.

La “guerra” no declarada entre Bezos y Musk comenzó en la “conquista” del espacio exterior. Sí, los dos multimillonarios están anotados en esa carrera. El primero es dueño de Blue Origin (además de Amazon y The Washington Post, entre otras compañías). El segundo lidera SpaceX y tiene acciones en Tesla y PayPal.


loading...