• Deliveroo está presente en varios países de Europa y Asia, entre ellos Reino Unido, Alemania, Francia e Italia

  • La principal característica de este servicio es la entrega a domicilio de alimentos con bicicletas y scooters

  • Se teme que la inversión de Amazon en la app le permita construir un imperio propio de envíos de comida 

Según AP, la Autoridad de Mercados y Competencia (CMA) de Reino Unido se lanzará contra Amazon. La institución quiere saber si la inversión de la empresa de Jeff Bezos en Deliveroo, una app de entregas de comida a domicilio, va contra de las reglas de competencia. Si bien el trato no fue una fusión, si se compró una significativa participación de la compañía. Y, en este contexto, los reguladores temen que deje de haber una distinción entre ambas marcas.

Tanto Deliveroo como Amazon reafirmaron que la inversión permitirá a la startup crecer y mejorar su servicio. Pero expertos entrevistados por AP apuntan que la CMA teme los esfuerzos de expansión de Jeff Bezos. En especial que la marca adquiera la capacidad de vender “cualquier producto que quieran los clientes y entregarlo por cualquier canal que prefieran. De encontrar actividad sospechosa, la Autoridad podría revertir la operación.

Medidas drásticas contra Amazon y compañía

Cada vez más autoridades temen a las tecnológicas y su potencial para desincentivar la competencia. La misma CMA inició hace unos días una investigación contra las plataformas de publicidad digital, como Facebook y Google. Aunque Disney cerró la adquisición de Fox en términos legales, aún así generó amplias dudas. Y dos agencias federales de Estados Unidos (EEUU), a inicios de junio, se lanzaron contra Amazon y otras tres gigantes de la tecnología.

Y es que los temores contra estas marcas, en especial Amazon, son fundados. Además de su icónico negocio ecommerce, la marca de Bezos tiene múltiples unidades de negocio. Entre ellas, streaming de video y audio, dispositivos inteligentes, publicidad, retail tradicional, smart homes y vigilancia. Es cierto que su intención parece ser convertirse en una tienda universal.

En este sentido, es crucial que Amazon tenga cuidado con sus decisiones de negocio. Ya hay animosidad entre el público y los reguladores contra las tecnológicas. Algunos rivales, como Facebook, incluso han sido amenazados con una ruptura de la marca. Así pues, la empresa de Bezos debe asegurarse de mantener la autonomía entre su negocio principal y sus inversiones. De lo contrario, es posible que las autoridades empiecen a castigar sus operaciones.