• Según Marketing Land, solo en Estados Unidos la adtech de programática recibirá inversiones de 60 mil millones de dólares

  • Para 2021, el 88 por ciento del gasto de los mercadólogos en el país se hará a través de esta plataforma

  • Al final del 2020, se espera que Google y Facebook tengan el control del 63 por ciento del gasto publicitario digital

No se debe subestimar el poder de la tecnología en publicidad. Las herramientas digitales no solo están cambiando cómo los consumidores interactúan con los mensajes comerciales. Son también un importante factor a considerar al calcular el rendimiento de las campañas. Claro, además son una excelente forma de incrementar las capacidades de los expertos del sector. Es por estas razones que se decidió forjar un término concreto para estos proyectos: adtech.


Notas relacionadas


MTA define la adtech como el conjunto de herramientas y software que utilizan las empresas para establecer, planear y gestionar sus actividades de publicidad digital. Y de acuerdo con Hubspot, la amplia gama de proyectos que engloba este término representan también una infinidad de oportunidades de personalización y diferenciación. Pero para explotarlas, las marcas deben conocer las tendencias a futuro. Criteo perfila las seis más grandes para 2020:

IA como adtech para incrementar valor

La Inteligencia Artificial (IA) ha sido pintada una y otra vez como un sistema revolucionario en casi todas las industrias. Pero específicamente en el sector publicidad, esta tecnología podría multiplicar el valor que perciben los clientes. Específicamente, a través de la recolección y el análisis de datos sobre la audiencia. Será mediante estos sistemas que se crearán mensajes más personalizados, se reducirá la tasa de abandono y mejorarán los protocolos anti-fraude.

Renacimiento de la publicidad contextual

Uno de los grandes problemas de las empresas anunciantes es el temor ante la privacidad de los datos. No solo hay significativas penalizaciones si no se recolectan y protegen de forma adecuada la información de los usuarios. Varias plataformas ya están dejando de lado este tipo de personalización. Por eso, la adtech basada en insights del entorno (como contenidos) se va a empezar a usar con cada vez mayor frecuencia y eficacia en prácticamente toda la industria.

GDPR seguirá afectando la adtech global

Por desgracia, no hay un marco legal internacional con respecto a la protección de datos. Así pues, muchas empresas tienen que irse adaptando a diferentes estándares de seguridad de acuerdo con la región donde operen. Pero el estándar europeo, uno de los más avanzados del mundo, suele ser la mejor guía para alinear estrategias. Tal es (y seguirá siendo) su influencia, que se espera que cada vez más gobiernos adopten esta regulación como guía para sus leyes.

Falta capitalización de datos omnicanal

Que el término adtech haga clara referencia a los sistemas digitales no significa que sus usos deben limitarse al sector online. Por el contrario, deberían emplearse para generar una mayor integración entre dentro y fuera de línea. En este sentido, se espera que las marcas se alíen más con los minoristas para entender mejor los hábitos de consumo de los consumidores. Y, de esta forma, se puedan beneficiar ambos de ventas mucho más vigorosas y redituables.

Adtech migrará de agencias externas a equipos internos

No es ninguna noticia que hay una clara tendencia hacia el trabajo in-house en el mercado del marketing y la publicidad. Lo anterior se verá más afectado por la tecnología, específicamente el abaratamiento de software (a través de las soluciones cloud) y la adopción de sistemas que usen IA. También habrá un impulso de los temores de privacidad de datos, ya que los marcas van a tener un mayor incentivo hacia poseer un control firme de la información de los usuarios.

Incrementarán tecnologías de voz y visuales

Tal vez una de las adtech más llamativas son las que tienen que ver con interfaces sensoriales. Se espera que este año comiencen a incrementar las búsquedas tanto con lenguaje hablado como a través de imágenes. Lo anterior significa que las empresas deben empezar a hacer más diversas sus estrategias de SEO y posicionamiento en la web. De lo contrario, será más difícil que nuevos clientes con otros hábitos puedan encontrar su negocio y hacer una compra.