Volkswagen reeditaría el legendario Vocho, ahora en versión eléctrica

  • El Sedán se produjo desde el año 1934 en su país de origen, Alemania, hasta  2003, en Puebla México.

  • También se creó el Volkswagen Beetle, cuya producción total también se generó en México y que tuvo su tiempo de vida entre 1998 y este 2019.

  • Representa una alternativa para la generación vehículos limpios y el marketing de nostalgia

Uno de los modelos más emblemáticos en la historia del automovilismo es el Sedán de Volkswagen, el legendario vehículo que en México conocemos como Vocho y que estaría volviendo al mercado próximamente en una versión eléctrica no contaminante.

Modelo indispensable para comprender la historia de Volkswagen como marca automotriz, el Sedán se produjo desde el año 1934 en su país de origen, Alemania, hasta  2003, cuando se fabricó el último ejemplar en la planta de Puebla, México.

En medio de ese lapso, también se creó el Volkswagen Beatle, cuya producción total también se generó en México y que tuvo su tiempo de vida entre 1998 y este 2019. Si bien esta versión de lujo, equipada e inspirada en el clásico Vocho no tuvo una vida tan larga, sí logró satisfacer a un mercado que a finales del siglo pasado y principios del actual vivía la tendencia  de la nostalgia con gran fuerza.

El nuevo modelo de Volkswagen habría revivido tras se creación en una planta de la armadora alemana con el nombre de e-Beetle y se dice  que será presentado en el próxima edición del International Motor Show (IAA) en Fráncfort, Alemania.

Acorde a las tendencias que hoy predominan, este automóvil concepto sería eléctrico y  retomaría en su diseño la forma clásica del Sedán, que es considerado por algunos como el mejor en toda la historia de la industria automotriz, toda vez que su producción casi alcanzó los 70 años con el mismo chasis y con muy pocos cambios en su diseño, además de representar una alternativa para ahorro de combustible y aprovechamiento de espacio.

A través del sitio web Volkswagen  Newsroom se ha divulgado una declaración de Thomas Schmall, ingeniero de la compañía el sentido de que este Sedán eléctrico combinaría “el encanto de nuestro auto clásico con la movilidad del futuro”.

De confirmarse la noticia de este lanzamiento, estaría dándose en medio de una coyuntura creativa para la marca en la que está por lanzarse una nueva identidad visual a nivel global.

Por otra parte, el lanzamiento se anuncia algún tiempo después del escándalo que en 2016 lo obligó a pagar una multa multimillonaria por causa de la manipulación de información en cuanto ala emisión de contaminantes de algunos de sus vehículos a diesel.

El caso obligó a la armadora a entregar 18 mil  200 millones de euros y a cortar las cabezas de algunos de sus más importantes directivos.

Marketing de nostalgia y marketing sustentable en conjunción

Con este lanzamiento, Volkswagen estaría abonando hacia la generación de una estrategia que conjunta dos tendencias; marketing de nostalgia y marketing sustentable. La primera favorece la venta de productos consolidados o experiencias que se han quedado marcadas en la memoria de los consumidores.

Algunas otros ejemplos de estrategias que apelan a la nostalgia son el propio  Volkswagen Beetle, que refresca un diseño consolidado y tradicional, o el regreso, hace algunos años de lo famosos vasos Pepsilindro de Pepsi.

Por su parte, el marketing sustentable implica acciones con un alto compromiso social, el cual se refleja en la generación de acciones como la economía circular y el diseño de productos que para su generación y consumo requieren de un número menor de recursos y, de preferencia, aquellos que son el resultado de un proceso de reciclaje, recuperación o re manufactura.