Ya hay iniciativa para cobrar IVA a Uber, Netflix, Google y Amazon ¿y el usuario?

aplicaciones-apps
Imagen: Bigstock
  • En la Cámara de Diputados se plantea imponer un impuesto a apps como Uber y Netflix, entre otras

  • En Europa y Sudamérica ya se tiene más avanzado el tema, llamado por muchos como ‘tasa Google’

  • La recaudación potencial ascendería a unos 179 millones de dólares anuales

Desde hace meses se habla en diversos países y regiones de la llamada tasa Google, con la finalidad de lograr que las empresas de internet paguen impuestos por las ganancias que generan a través de sus servicios. Esta realidad ya alcanzó a México donde es acaba de presentar una iniciativa de Ley sobre este tema.

La reforma se presentó ante el pleno de la Cámara de Diputados, a través del presidente de la Comisión de Presupuesto y diputado por Morena, Alfonso Ramírez Cuéllar, misma que propone gravar las operaciones de comercio electrónico y otros servicios digitales, lo que incluiría a apps o plataformas como Google, Amazon, Facebook, Twitter, Instagram, Uber, Netflix, WhatsApp, Spotify y Airbnb, entre otras.

Puntos a destacar de la iniciativa de Ley

La tasa Google se presentó por primera vez en 2018 ante la Comisión Europea y propone gravar a los gigantes tecnológicos con un impuesto del 3 por ciento sobre los ingresos que generan relativos a la publicidad o reventa de datos personales. Aunque ha avanzado lento ante el parlamento de la UE, en organismos legisladores de España, Francia, Alemania y Reino Unido se ha impulsado con mayor vigor. Una tónica similar en otras latitudes, Chile por ejemplo.

En México también se ha planteado desde hace meses, pero no fue sino hasta este jueves 5 de septiembre que se publicó en la Gaceta Parlamentaria de la Cámara de Diputados, la iniciativa de reforma a la Ley del Impuesto al Valor Agregado para recaudar el IVA por los servicios que prestan las plataformas digitales extranjeras en México. De ella se destaca que:

Define como plataforma digital a cualquier programa informático -sitios de internet, aplicaciones etc.- que permitan el intercambio de información con el fin de ofrecer un bien o servicio.

De tal forma, se propone un “mecanismo de retención, el cual recae en principio, en las personas físicas o morales que reciban los servicios suministrados”, según exponen desde El Universal.

Pero, se argumenta que no buscan la creación de un nuevo impuesto o el incremento de las tasas vigentes, la iniciativa señala que se apega a lo propuesto por la OCDE y sigue los lineamientos fiscales que ya se cobran en otros países.

Además, señala que la idea es que las propias marcas o compañías prestadoras del bien o servicio serían las encargadas de calcular y retener el impuesto, esto “siempre y cuando registren ante el SAT el monto de sus operaciones en México”. Si no hay esta posibilidad, se tipifica que los bancos serían los responsables de esta tarea e impondrían la tasa habitual del 16 por ciento de IVA.

Una economía que luce atractiva

Esto es un efecto en muchas regiones del mundo a raíz de la importancia que cobra la economía digital, una que ya representa el 15 por ciento del Producto Interno Bruto Global, de acuerdo con datos de Oxfam.

México no escapa de esta tendencia, el comercio electrónico y los servicios digitales no paran de crecer gracias al nivel de apropiación que tienen los usuarios en el país de aplicaciones o plataformas como Amazon, Google, Facebook, Uber, Cabify o Rappy.

El interés está en que las ventas por internet en el país crecieron un 27 por ciento entre 2013 y 2018, hasta representar más de 505 mil millones de pesos, de acuerdo con datos de Euromonitor. Y, si esto le sumamos que, de acuerdo con un sondeo realizado la comparadora de servicios financieros Coru.com y la encuestadora Brad.Feebbo, las apps se han convertido en protagonistas de los gastos ‘hormiga’ de los usuarios, destacando Netflix, Spotify, Uber, Cabify, Uber Eats, Rappi, Sin Delantal, entre otras.

En ese sentido, se considera que los ingresos generados por este tipo de aplicaciones y plataformas en el país deben cumplir con un impuesto. Uno que parece muy sustancioso, esto considerando que la recaudación potencial ascendería a unos 179 millones de dólares anuales, de acuerdo con datos de la Secretaría de Hacienda y la Cepal.

De hecho, estimaciones de PwC señalan que empresas como YouTube, Facebook o Twitter, generaron durante el año pasado en México ingresos en publicidad por poco más de mil 505 millones de dólares. Todo esto sin pagar un sólo peso por impuestos.

Más aún, se prevé que esto será aún mayor, ya que se estima que para el cierre de este año la publicidad digital en el país crecerá entre 15 y 20 por ciento, siendo el principal destino de este gasto plataformas como Google y Facebook, de acuerdo con el Digital Economy Report 2019, realizado por la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD).

¿Y el usuario?

Los ingresos generados por este tipo de plataformas en el país lucen atractivos para ser objeto de pago de impuestos, sin embargo, y aunque hasta el momento no se tipifica un efecto negativo para el consumidor, lo cierto es que que se trata de una imposición fiscal que necesita ser bien estudiada, para evitar que el usuario final sea el mayor afectado al tener que absorber los costos derivados de ellos.