Una marca de autos no llegará a Estados Unidos por la guerra comercial

Daños colaterales de la guerra comercial entre las dos mayores potencias económicas del mundo: la marca de autos china GAC Motor no invertirá en los Estados Unidos, por ahora.

El concept car eléctrico que GAC presentó en París en octubre de 2018. Bigstock.
  • GAC Motor, marca de autos china, pospondrá su lanzamiento en los Estados Unidos.

  • La causa es la creciente guerra comercial entre ambos países.

  • El fabricante de automóviles ya se ha expandido a varios mercados internacionales.

GAC Motor, uno de los fabricantes de automóviles más grandes de China, pospuso su lanzamiento en los Estados Unidos por una razón esperable: la guerra comercial entre las dos potencias más grandes del mundo.

El fabricante de automóviles, con sede en Guangzhou, en el sur de China, tenía previsto llegar al país de Donald Trump este año, pero se pospondrá sin nueva fecha. La idea es esperar a que aclare el panorama en materia de barreras comerciales y complicaciones jurídicas para las empresas extranjeras (y particularmente asiáticas) en los Estados Unidos.

“La relación actual entre los Estados Unidos y China, en medio de la guerra comercial, es incierta”, dijo Hebin Zeng, presidente internacional de GAC Motor, en una conferencia este martes en Hong Kong, donde la marca abrió un centro regional. “Definitivamente decidimos aplazar el plan para ingresar al mercado estadounidense”.

“¡Cuándo lo haremos? No sabemos. Discutiremos eso a partir de ahora y viendo cómo cambian las circunstancias”, dijo.

Sólo Geely

De esta forma, Geely sigue siendo el único fabricante chino de automóviles que vende en los Estados Unidos. Lo hace a través de Volvo Car, marca de la que la compañía china es la propietaria.

Hasta ahora, GAC se ha expandido a varios mercados internacionales, particularmente en el Medio Oriente. La idea era hacer pie en los Estados Unidos y, desde allí, tratar de llegar a América latina.

GAC estaba cómoda en China. De hecho, el mercado interno chino ha sido por años más que amplio como para contener a las fabricantes locales y una decena de marcas extranjeras que llegan al gigante asiático en busca de volumen. Hay 1.200 millones de habitantes para lograrlo.

Es que a medida que la clase media china comenzó a despertar, millones de consumidores tuvieron el dinero para invertir en automóviles, algo impensado hace 15 o 20 años atrás.

Sólo para tener un parámetro, el mercado chino genera para General Motors y Volkswagen, más ingresos de lo que logran en Estados Unidos o Europa.

Sin embargo, el año pasado y en 2019, la economía china perdió impulso. La guerra comercial con los Estados Unidos recrudece mes a mes y las empresas (locales y extranjeras) tienen problemas. Al menos, no logran ese volumen que tanto necesitan.

A esto hay que sumarle que las perspectivas no son buenas: a principios de año, el FMI advirtió que la guerra comercial recrudecerá este 2019 y afectará el crecimiento de Estados Unidos y China.

Según dio a conocer la consultora Trivium a fines del año pasado, después de varios lustros de crecimiento fuerte, el mercado automotriz de China tendrá un incremento de “pobre” a “moderado”. Al menor vértigo de la economía, se suman los nuevos estándares de emisiones de gases, que entraron en vigencia en 2019 y que están provocando un aumento de precios.

Las marcas locales, entre las que está GAC Motor, han sentido el impacto. En los últimos meses del año pasado vieron caer las ventas en la comparación interanual, algo inédito para esta década.

Es por eso que han salido a buscar nuevos mercados como una estrategia de mercadotecnia, como el estadounidense, que ahora se está cerrando por las derivaciones de la guerra comercial.