• De acuerdo con Finance Online, la Inteligencia Artificial podría valer 118 mil 600 mdd para 2025

  • Hoy en día, hasta 20 por ciento de los ejecutivos C-suite creen que esta tecnología es crucial para sus negocios

  • Uplead apunta que para 2020, se podrían automatizar hasta el 85 por ciento de las actividades de ventas

Si existe una tecnología que causa emoción y terror al mismo tiempo, por exactamente las mismas razones, es la Inteligencia Artificial (IA). Por una parte, estos sistemas los aprovechan al máximo algunas industrias para incrementar el valor que proporcionan a los clientes. A la vez, estas mismas capacidades podrían hacer redundantes o menos valiosas ciertas tareas que realizan los humanos. En este sentido, se posiciona como una innovación controversial.

De todas formas, muchas compañías invierten en su desarrollo. En 2016, McKinsey estimaba que solo los actores más grandes gastaron hasta 30 mil millones de dólares (mdd). Para 2017, Forbes decía que hasta ocho de cada 10 marcas ya tenían proyectos de Inteligencia Artificial. A la vez, en estimaciones de Deloitte, hasta el 43 por ciento de las empresas a escala global tienen preocupaciones en ética, ciberseguridad, protección de datos y toma de decisiones.

Otra de las preocupaciones de la Inteligencia Artificial, es su capacidad para eliminar industrias enteras. Así como algunas tareas podrían volverse irrelevantes, también algunos sectores de la economía terminarían por automatizarse. Si bien no desaparecería, por ejemplo, los trabajos de copywriting, sí podría verse severamente afectado el trabajo de miles de compañías y millones de personas. Una de las industrias en mayor peligro es la de las fotografías de stock.

¿Inteligencia Artificial matará las fotos de stock?

Según The Verge, una iniciativa de tecnología ha generado más de 100 mil fotografías de stock a través de Inteligencia Artificial. Todos los recursos muestran personas e individuos que jamás han existido. No se requirieron sesiones con modelos, ni artistas, ni camarógrafos. Solo una computadora (probablemente varias) trabajando un rato. El proyecto Generated.Photos es propiedad del diseñador Konstantin Zhabinskiy, que a su vez es parte del marketplace Icons8.

Todas las fotografías generadas por Inteligencia Artificial pueden utilizarse libremente. Sólo se debe de atribuir a la página original del proyecto en cada imagen. Según Zhabinskiy, algunos de los rostros en la nueva galería son algo “extraños”. Ciertas imágenes tienen proporciones raras, mientras que otras simplemente tienen elementos claramente fuera de lugar. Pero el diseñador espera que la calidad mejore con el tiempo y se suban más materiales de referencia.

Una transformación de la industria

No es la primera vez que una imagen completamente fabricada por Inteligencia Artificial salta a la fama. Hace unos meses, se dio a conocer que varios agentes políticos de Estados Unidos (EEUU) fueron víctimas de un esfuerzo de espionaje en LinkedIn. Entonces, el perfil que se utilizó para estas actividades fue creado a partir de un rostro completamente falso. Por su parte, empresas como Adobe trabajan arduamente por identificar imágenes alteradas.

¿Sería factible pensar que la industria de las fotografías de stock está en riesgo de morir? Es cierto que las empresas de tecnología continuarán mejorando las habilidades de la Inteligencia Artificial. En un futuro no tan lejano, las imágenes que generen estas tecnologías serían tan buenas que podrían ser casi indistinguibles de materiales reales. En este sentido, sí se podrían poner en riesgo actividades cruciales de este sector. Pero se debe observar el gran panorama.

Todos los sistemas de Inteligencia Artificial necesitan forzosamente material de referencia para generar sus resultados. Entre mayor sea la calidad de éstos, también se podrán obtener mejores resultados fabricados. Así pues, no necesariamente se están poniendo en riesgo los trabajos de fotógrafos, modelos y otros profesionales de la industria. Lo que sí significa, es que una sola sesión podría utilizarse para general muchísimo más resultados de lo original.

Lo anterior tampoco es malo. Muchas veces se pueden ver las mismas fotografías de stock una y otra vez a lo largo y ancho del internet. Tal vez justo lo que se necesita es mayor variedad. Y la Inteligencia Artificial podría proporcionarla, con mayor velocidad y calidad.