Desde hace unos años que los diferentes agentes digitales en internet han empezado a crecer sus estrategias de combate a la piratería y la violación de derechos de autor. Esto, en buena parte, por la presión de los agentes tradicionales que sienten que sus legítimas ganancias se han visto afectadas por la relativa impunidad del internet. Lo anterior está empezando incluso a afectar a agentes como Twitter, para desgracia de muchas marcas, anunciantes e individuos.

Más decepcionante aún son los agentes que están llevando a estas plataformas a reforzar sus reglas. De acuerdo con Reuters, durante el fin de semana Twitter se vio forzado a remover otra de las publicaciones del presidente de Estados Unidos (EEUU), Donald Trump. El post que se eliminó, en esta ocasión, no tiene que ver con las controversiales ideas del mandatario. Para variar, se habría quitado la publicación por un conflicto de derechos de autor con Linkin Park.

El ex-magnate republicano habría hecho retweet a un video del director de redes sociales de la Casa Blanca, Dan Scavino. El contenido parecía ser parte de la campaña de Trump para el ya inminente proceso de elección presidencial de noviembre de este año. Dicho spot usaba uno de los tracks de la banda Linkin Park. De acuerdo con Twitter, se habría recibido un reclamo de derechos de autor de la firma Machine Shop, que gestiona varios de los materiales del grupo.

Un precedente en Twitter que amenaza su ecosistema

Vale la pena destacar que Trump no ha sido el único que ha recibido reclamos por derechos de autor recientemente. Ferrari hace poco perdió una batalla legal con su rival italiana Ares Design para liberar el icónico diseño del 250 GTO. También en Twitter, el IMSS se vio obligado a retirar una de sus publicaciones por hacer referencia al grupo Tusa. Y a inicios del año, Toyota estuvo a punto de entrar en conflicto con el cantautor Ricardo Arjona por un presunto plagio musical.


Notas relacionadas


¿Qué debería importarle a las marcas que a Trump le quitaran una publicación de Twitter? Por el hecho en sí, nada. Sin embargo, lo que vale la pena considerar es si este caso podría ser un precedente a futuro para otras cuentas y reclamos sobre derechos de autor. En la plataforma social existen ya reglas muy estrictas sobre cómo se pueden hacer reclamos de material. Pero es posible que la cantidad de casos fuera relativamente bajo, con solo casos muy notables.

Con las desventuras de Trump, es evidente que las reglas y políticas de Twitter en torno a los derechos de autor están recibiendo mucha más visibilidad. En ese sentido tal vez más agentes en el futuro se sientan animados a realizar reclamos dentro de la plataforma social. Lo anterior podría darle renovados dolores de cabeza a marcas, influencers y anunciantes para poder dar una buena distribución a su contenido. Y por lo tanto, reducir el retorno de inversión de la red.

Evitando reclamos por derechos de autor

Básicamente, las acciones de Trump podrían contribuir a acelerar la adopción de medidas más duras en cuestiones de derechos de autor dentro de Twitter. Sería un fenómeno acorde a la tendencia que se ha venido observando los últimos años. Instagram ha ido modificando varias de sus funciones para reforzar este entorno. En Europa se han dado reformas legales pioneras a escala global. Sin ir más lejos, incluso los memes están bajo un análisis cada vez más duro.

En este sentido, vale la pena que las marcas, dentro y fuera de Twitter, se empiecen a preparar en lo posible para evitar futuros reclamos por derechos de autor. De acuerdo con Legal Zoom, es crucial que, si no se utiliza material o trabajo original, se use con mucho cuidado. LTT, por su lado, apunta que es muy importante entender qué aplica como Fair Use y qué no. Y según Rocket Lawyer, también es indispensable tener apoyo legal cuando se lleguen a tener dudas.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299