En medio de un clima turbulento en Estados Unidos, Donald Trump y su equipo no dejan de pensar en la estrategia política que seguirán para las siguientes elecciones en la Unión America, y ante a los últimos conflictos con Twitter, el mandatario parece tener ya un plan para hacer de digital, nuevamente, su mejor aliado.

El juego de Twitter en el triunfo de Trump

Para entender lo que esto significa es pertinente remontarse a las elecciones de 2016 proceso electoral en el que las redes sociales jugaron un rol protagónico.

En aquel momento, estimaciones de Pew Research Center indicaron que el 44 por ciento de los adultos en Estados Unidos aseguraron que durante las últimas elecciones presidenciales recibieron información sobre las campañas políticas a través de redes sociales, con lo que un 24 por ciento afirmó que habría visitado los perfiles de Twitter y Facebook de Donald Trump así como de Hillary Clinton para acceder a contenido que le permitiera tomar una mejor decisión al momento de emitir su voto.

Esta tendencia fue bien aprovechada por el equipo de campaña de Trump, mismo que liderado por Brad Parscale, supo capitalizar el poder de las redes sociales de la misma manera en la que Barack Obama lo hizo en su momento.

La idea fue maximizar la inversión en digital y olvidarse de la TV. ¿Cómo? Sí, para Parscale, Trump ya tenía demasiada exposición en televisión ¿para qué más? Los canales de cable y abiertos todos los días hablaban de él: mal, bien, pero hablaban. No era necesario.

“La clave de su estrategia online fue llegar a una enorme audiencia bien definida con una gigantesca campaña de avisos digitales geolocalizados con precisión quirúrgica”, dijo Lalo Zanoni en El Cronista.

De esta manera, gran parte de la inversión destinada a televisión se destinó a plataformas como Facebook, Google y Twitter, así como a otras con menor historia en el mercado en aquel tiempo, como Snapchat e Instagram.

Lo cierto es que Twitter se convirtió en la punta de corona desde entonces. La visibilidad y alcance que el mandatario alcanzó mediante esta red social se convirtió en una arma de especial influencia que Trump utilizó desde entonces.

Política en redes sociales

El papel de las redes sociales como herramientas útiles en la construcción de la política y democracia, en donde destaca Twitter, tomaron un papel más importante a nivel mundial. Su rol como medios de comunicación que otorgan a ciudadanos y mandatarios herramientas útiles para establecer un diálogo real y en tiempo, se mantiene en una evolución importante y constante que cambió la manera de hacer política.

Desde su victoria, el presidente de Estados Unidos ha utilizado Twitter como el mejor medio para informar la población, clase empresarial y clase política internacional información que daría forma a su plataforma política.

La estrategia va más allá de un movimiento de comunicación. Las recordadas amenazas a firmas como Ford tuvieron impactos reales en el negocio de la empresa. 

Lo cierto es que esto no ha cambiado. Al contrario, con el paso del tiempo la tendencia se ha hecho más fuerte, con la única gran diferencia que ahora la empresa amenazada es Twitter.

La relación entre Twitter y Trump parece estar demasiado afectada. Todo comenzó luego de que la red social advirtiera que tres mensajes publicados por mandatario contenían fake news y promovían la violencia. Los mensajes fueron denunciados y esto no gusto al presidente de Estados Unidos.

A pocas horas de este hecho, Trump firmó una orden ejecutiva, que no necesita el trámite del Congreso, en la que indicaba que lo publicado en las redes sociales o lo comentarios en un blog no pueden ser denunciados por lo que escriban los usuarios.

El plan B de Trump

Esto marcó el inicio de una serie de especulaciones y de dichos entre ambas partes, en donde Twitter defiende sus políticas para controlar el contenido que se publica en su servicio a favor de evitar ataques de odio o información que pueda ser perjudicial para el grueso de la población.

En este sentido, es posible que Twitter no sea más un “gran aliado” para Trump en el próximo proceso electoral a lo que el equipo estratégico del presidente ya tiene una respuesta.

Desde hace meses, el equipo detrás de la campaña electoral de Trump ha estado desarrollando un canal alternativo que llegará en forma de una app para smartphones.

Esta aplicación busca convertirse en una plataforma de noticias, información y entretenimiento para sus seguidores, al tiempo que será una medida alterna ante la posible separación de Twitter, según su director de campaña, Brad Parscale.

Esta aplicación se lanzó durante abril pasado y con frecuencia ha logrado colocarse entre las 10 primeras apps de noticias incluso superando ocasionalmente a medios como CNN, The New York Times y Reuters.

“Siempre nos ha preocupado que Twitter y Facebook nos desconecten de la red y esto nos sirve de plan alternativo”, afirmó Parscale a Reuters.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299