• Según TechBeacon, solo en los primeros seis meses de 2019 se filtraron cuatro mil millones de perfiles personales

  • Al menos en Estados Unidos, las compañías pierden en promedio 8.19 millones de dólares por cada brecha de datos

  • Cada empresa tiene, en promedio, más de 500 mil registros de clientes en sus servidores

Con el paso de los años, se han registrado un sinfín de incidentes de protección de datos. Hace tres semanas, la retailer Decathlon filtró los datos de 123 millones de españoles. En agosto del año pasado, se reveló que Mastercard habría expuesto la información sensible de miles de personas. Incluso compañías como TikTok y Apple han sido investigadas o aceptaron que no tienen sistemas perfectos que aseguren la privacidad de todo el público de usuarios.

Hay varias técnicas que pueden ayudar a las marcas a reforzar sus estrategias de protección de datos. Según BrightlineIT, se puede empezar desde no pedir tanta información sensible a los usuarios. EC-Council reafirma que actualizar los sistemas tecnológicos internos también es un requisito. Y según DSC, también hay que definir buenas prácticas de uso del internet. Por su lado, Commvault señala que la automatización puede ayudar en tres maneras específicas:

Recuperación de datos ante desastres

Frecuentemente eventos como terremotos, huracanes u otros fenómenos naturales suelen provocar que las compañías no tengan acceso a sus servidores en la nube. Lo anterior a la vez implica que no se puede tener acceso a datos cruciales del negocio. Es indispensable que los mismos se recuperen y se puedan implementar cuanto antes, para asegurar a los clientes que el servicio continúa en marca. Así, es crucial una reacción rápida y, mejor aún, automática.

Con un sistema de automatización para la recuperación de datos, las empresas podrían solo ejecutar una línea de comando y empezar a obtener la información de su nube. De esta forma, no solo es posible recuperar mucho más rápido el servicio y asegurarle a los consumidores y clientes que sus insights sensibles todavía están disponibles y funcionando. Incluso podría combinarse con sistemas como reconocimiento y comandos de voz, para facilitar el proceso.


Notas relacionadas


Automatización para mitigar riesgos

Si hay un reto en el entorno de la protección de datos que todo el mundo identifica fácilmente, es la amenaza de los agentes maliciosos. Hackers y malware pueden presentarse en cualquier momento para intentar vulnerar a las empresas y robar la información sensible de las marcas. Si bien es a veces imposible detener estos ataques, sí es necesario identificarlos cuanto antes para poder tener una reacción adecuada. Y es ahí donde está involucrada la automatización.

Mediante la automatización, se puede tener un proceso continuo y constante de monitoreo de los datos de la empresa. Si se detecta actividad inusual, basta con emitir una alarma para que el departamento de IT empiece a ver el problema y, en caso de un ataque, determinar el daño. De esta forma, no solo es mucho más rápido detectar posibles brechas. Además, las acciones maliciosas de estos agentes pueden analizarse y reportarse aún más rápido a todo el público.

Liberar tiempo a expertos de datos

Una de las grandes ventajas de la automatización es que permite que las personas dejen de llevar a cabo tareas superfluas o aburridas. Lo anterior no solo significa que se optimiza el tiempo de los especialistas humanos. También implica que se reduce la cantidad de errores que se cometen en las operaciones diarias repetitivas, que pueden hastiar a la gente y hacerla desconectarse de su trabajo. Todos estos beneficios y efectos también aplican para los datos.

Todos los expertos de IT pueden llevar a cabo tareas de protección y monitoreo de datos muy simples, como escribir guiones y archivar información. Sin embargo, automatizar estas tareas no solo ayudará a liberarles tiempo para que se enfoque en proyectos que un algoritmo no es capaz de realizar. También les ayuda a tener una mayor satisfacción laboral, algo indispensable para decidir mantenerse en la compañía y dedicar aún más esfuerzo y ánimo para sus tareas.