Tácticas de fijación de precios ideales para incrementar las ventas

Tácticas de fijación de precios ideales para incrementar las ventas

Además del producto como tal, el precio juega un papel importante para lograr posicionar a una marca en el mercado y, por supuesto, conseguir ventas. Determinarlo es un proceso importante en el que intervienen múltiples factores, tales como los que destaca la firma Ecwid, donde se contempla el costo de producción, a los consumidores y a la competencia, sin embargo, además de determinarlo, es importante saber cómo trabajarlo de forma estratégica para lograr que un producto se venda más, por ello, en este artículo te compartimos algunas tácticas de fijación de precios que pueden ser de gran ayuda para mejorar los resultados.

Tácticas de fijación de precios que debes conocer:

  • Despliegue de precios en fuentes pequeñas

Como primera tácita para la fijación de precios que ayuden a impulsar las ventas se tiene la opción de despliegue de los mismos usando fuentes (letras) pequeñas. Esta se puede considerar efectiva pues los consumidores perciben precios menores si estos son mostrados en letras pequeñas. El cerebro difumina el tamaño visual y el tamaño numérico. Para ponerlo de forma simple, la idea a seguir es colocar etiquetas con precios en letra pequeña.

  • Muestra primera de opciones premium

Como segunda opción de fijación de precios para mejora las oportunidades de venta, considera trabajar con opciones premium y mostrar primero estas al prospecto o consumidor antes que mostrar las opciones que realmente te interesa vender. La táctica se considera efectiva pues los consumidores dependen de la primera información que les es ofrecida cuando toman decisiones de compra. Poner artículos caros primero al lado de otros más baratos los lleva a contemplar a la segunda opción como una buena oferta que no pueden rechazar.

Por si no te has dado cuenta, hablamos de un sesgo cognitivo llamado anclaje.

  • Generación de paquetes

Vender un conjunto de bienes también puede ser de gran ayuda para gestionar la fijación de precios. En este caso la idea es armar paquetes con diversos productos o servicios que cuesten menos de lo que el consumidor terminaría pagando si los comprara de forma separada, es decir, si tienes una pelota de tenis que cuesta 10 dólares y una raqueta que cuesta 50, no armes paquetes que valgan 60 dólares, considera bajar el precio a 55 dólares, por ejemplo.

Este tipo de precios son de gran ayuda pues convencen a los consumidores que están generando una compra más rentable que de otra forma no podrían generar.