CFAH

Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

#SinPopote ¿convicción sustentable o recurso de posicionamiento para las marcas?

Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
desde el lanzamiento de #SinPopote en México, muchas marcas se han ido sumando y, por supuesto, no han dudado en presumir su compromiso con el medio ambiente

Las autoridades mexicanas se han subido a la tendencia mundial de evitar el abuso de materiales no sustentables como el plástico. En marzo de este año, la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) lanzó la campaña llamada “Sin popote está bien”, con el fin de concientizar a la ciudadanía de que un popote es un trozo de plástico que solemos utilizar 20 minutos en promedio, pero que en los basureros o en los mares tarda en degradarse 100 años o más.

La mexicana es un eco de la campaña #MaresLimpios, que lanzó en Indonesia el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), que busca prevenir un daño irreversible a los ecosistemas de aquella región, y exhortó a los gobiernos a establecer políticas públicas para reducir el uso de popotes y otros productos fabricados con plásticos e invitó a la industria a disminuir sus embalajes plásticos y rediseñar sus productos.

Un estudio publicado por la revista Scientific Reports señaló que tan sólo en el Oceano Pacífico hay 87 mil toneladas de basura, lo que equivale a una extensión mayor a la del estado de California. Buena parte de ella, por supuesto, constituida por vasos de plástico que obedece a nuestra afición por cafés en envases desechables.

Paulatinamente, desde el lanzamiento de #SinPopote en México, muchas marcas se han ido sumando y, por supuesto, no han dudado en presumir su compromiso con el medio ambiente.

Aunque no fue la primera en adoptar estas medidas, Pascual Boing sí fue la pionera en cacarear sus nuevas políticas sustentables y comunicó que sus jugos envasados en cartón no incluirán más popotes.

A nivel mundial, la cadena de cafeterías Starbucks también informó que, en un lapso de dos años, comenzará a sustituir los popotes de plástico por vasos que no los requieren para consumir su contenido.

De primera instancia, nadie podría negar que el hecho de que cada vez más corporativos se suban a esta tendencia es algo esperanzador y un gran paso para moderar nuestro consumo de polímeros, sin embargo, hoy el debate se centra en que, si bien no usará más popotes, Starbuks y el resto de las grandes cafeterías abusan del uso de vasos de cartón y plástico.

Un estudio de la Organización Internacional del Café señala que al año se utilizan 600 millones de vasos de plástico y papel que van a dar a la basura después de pocos minutos de uso. El documento estima que 1% de esos vasos son de Starbucks

Ejemplo que demuestra que los grandes pasos en materia de sustentabilidad están directamente relacionados con la organización de una nación y sus habitantes es Islandia. En aquel país nórdico, casi el 100 por ciento del consumo energético procede de fuentes renovables, y con frecuencia surgen impresionantes buenas noticias como que los científicos islandeses han logrado convertir el CO2 en rocas, han colocado máquinas que pagan al público por reciclar sus envases, o que su crisis financiera que inició en 2008 no fue pretexto para alcanzar los más altos estándares de sostenibilidad.

Si bien, las marcas están acostumbradas a difundir, mediante tácticas de relaciones públicas cualquier acción responsable que implementen en sus procesos, la ética de muchas de ellas debería dictarles que no sólo se trata de presumir pasos valiosos pero insuficientes como no dar popotes.

Una buena decisión en pro del medio ambiente que sería digna de presumirse por parte de las cadenas de café y millones de cafeterías independientes es la de evitar el uso de vasos de cartón o plástico para las órdenes que se consumen en el establecimiento.

Hoy en día, marcas que todos conocemos y consumimos en México, como Starbucks, Cielito Querido, no suelen vender sus productos en tazas de porcelana a sus consumidores que se sientan en sus mesas, sino que utilizan vasos a diestra y siniestra.

Aunque la comunicación relacionada a la responsabilidad social sea una práctica necesaria, también lo es que las empresas realmente se comprometan con el medio ambiente e implementen las medidas necesarias para evitar que su huella de carbono será demasiado impactante.

Suscríbete al contenido premium de Merca2.0

De Madrid a la Ciudad de México, la fuente más confiable de estrategias de mercadotecnia a nivel global. Una mirada a las estrategias de las grandes marcas y las tendencias del consumidor.

Únete a la comunidad más grande marketing en español del mundo. Más de 150 mercadólogos inscritos.

Premium

Populares

Únete a Merca2.0

Únete a más de 150,000 lectores

Regístrate a nuestro newsletter en la siguiente forma y recibe a primera hora las noticias más importantes de mercadotecnia, publicidad y medios en tu correo.
Más de Merca2.0

Artículos relacionados