• Facebook es dueña de Oculus desde 2014, cuando compró la compañía de tecnología por dos mil millones de dólares

  • Otras adquisiciones de alto nivel que la red social ha hecho con el paso de los años han sido WhatsApp e Instagram

  • Las marcas bajo el control de Mark Zuckerberg son, según Statista, las principales plataformas de la industria global

Hay varios elementos que conforman un negocio. Entre los más grandes, está el equipo, la tecnología, la gestión, el producto, etcétera. Pero muchos expertos y compañías a escala mundial concuerdan que los recursos humanos, las personas, son el pilar crucial de cualquier empresa. Tal es su peso, que el bienestar de los colaboradores está relacionado directamente a la productividad. Así pues, es un problema para las marcas cuando su gente empieza a huir.

Facebook es una de las marcas de mayor renombre que está metido en un problema de este tipo. De acuerdo con Adweek, el co-fundador de Oculus, Nate Mitchell, abandonó a la compañía hace unos días. No solo es una pérdida importante para la empresa en sus esfuerzos para desarrollar mejores sistemas de Realidad Virtual y Aumentada. También es la salida del último de los co-fundadores de las empresas que compró la red social.

Éxodo de colaboradores: una señal de alerta para las marcas

La red social no es la única que ha visto partir a miembros cruciales de su equipo de trabajo. Uber perdió a su CMO en junio y, desde entonces, no ha querido reemplazarla. Jony Ive, una leyenda del diseño y pieza crucial para Apple, abandonó a la tecnológica a finales de junio para formar su propia agencia. Carlos Urzúa, ex-secretario de Hacienda del Gobierno mexicano, también dejó atrás el proyecto presidencial a inicios de julio.

Mucho se ha hablado sobre los riesgos a los que las marcas se exponen si sus líderes y colaboradores empiezan a abandonarla en masa. De acuerdo con The Balance, implica perder dinero en procesos de reclutamiento, capacitación y capacidad operativa. Por su parte, Impraise señala que este fenómeno por lo general es resultado de un mal liderazgo o falta de propósito en las marcas. Tiny Pulse añade que puede originarse por un ambiente tóxico.

Hay razones por las que los co-fundadores de WhatsApp, Instagram y Oculus abandonaron Facebook. La red social está metida hasta el cuello en problemas con reguladores. También tiene una mala reputación sobre cómo trata a sus colaboradores. Así, su caso es una lección a otras marcas. Si bien la salida de personas puede ser una oportunidad para traer nuevas ideas, también puede ser un indicador que hay algo grave que está asustando al mejor talento.