• La campaña de la compañía fue diseñada por la agencia WorkInProgress

  • Para ganar la casa, los consumidores deben hacer un ensayo de 250 palabras explicando por qué deberían ganársela

  • Se espera que la marca elija 500 trabajos al azar y después escoja manualmente al mejor como ganador

Muchas empresas están obsesionadas con reducir al mínimo los tiempos de entrega. Amazon, para cumplir con sus promesas de entrega al día siguiente, ha invertido fuertemente en tecnologías autónomas. Uber también quiere crear una flota de drones para facilitar y acelerar las entregas en su negocio Eats. Pero una campaña tiene una solución distinta: regalar casas.

La cadena Jimmy John’s acaba de lanzar la campaña Fake House. En el comercial, la empresa de sándwiches recuerda que solo entrega sus productos cuando pueden llegar en menos de cinco minutos. Al mismo tiempo, reconoce que no todas las personas viven suficientemente cerca de uno de sus locales para poder tener acceso a este servicio. Por eso, prometió que regalaría una casa, dentro de su rango de entrega, a través de una dinámica en su sitio oficial.

El poder de las promociones en una campaña

Muy frecuentemente, las marcas realizan dinámicas o promociones donde regalan productos y otras cosas para generar entusiasmo entre sus consumidores. A inicios de julio, McDonald’s regaló por tiempo limitado unos tapetes para permitir a sus consumidores en Suecia recibir entregas a domicilio en cualquier lugar. Huawei, para colgarse de la tendencia de la Copa Oro, también “regaló” sus smartphones a algunos de sus consumidores en una campaña limitada.

Ofrecer estas promociones es positivo para las marcas. De acuerdo con Chron, este tipo de campaña permite atraer nuevos compradores y generar ruido alrededor de la compañía. Inkwell apunta también que estos regalos permiten incrementar la lealtad y retención de los clientes cautivos. Al mismo tiempo, Printwand apunta que estas estrategias incluso podrían tener un costo por impresión mucho más bajo que otras técnicas publicitarias.

Aunque no son recursos innovadores, el ejemplo de esta campaña demuestra que todavía hay formas de sorprender a la audiencia con estas técnicas. La clave está en desarrollar estrategias cuya finalidad no sea simplemente entregar regalos a la audiencia. Siempre será preferible mezclar estas dinámicas con algún mensaje o ejecución que la hagan algo más complejo que un simple giveaway. En especial si logran mezclarse con la esencia de la marca.