El Inboud Talent acaba de empezar una auténtica revolución y es que, en la actualidad, gracias a las tecnologías digitales y a la omnipresencia de Internet, tenemos acceso a muchísima información. En el mundo digital existen nuevos empleos y carreras profesionales, aunque el entorno laboral no ha cambiado para nadie ya que los procesos de Recursos Humanos siguen siendo los mismos prácticamente.

Básicamente, los únicos cambios drásticos proceden de la intensificación de la competencia y la transparencia. Así que los procesos de RRHH tienen que aplicar perspectivas innovadoras para encontrar nuevas opciones, nuevos modos de influir en las personas, de atraerlas para que quieran trabajar en una organización o para que continúen haciéndolo.

Su principal objetivo es que los trabajadores se conviertan en embajadores

Ahí es donde entra en juego el Inboud Talent, que tiene como objetivo atraer a los mejores profesionales y que, una vez pasan a formar parte de la organización, conseguir motivarles a través de acciones que les aporten valor, en cada una de las etapas de su relación con la empresa.

Para lograr un buen Inboud Talent, esto implica a los usuarios de forma activa, con independencia de su posición o de su relación con la empresa para que participen voluntariamente en los procesos de Recursos Humanos.

El Inboud Marketing en 4 fases

Sobre todo, el Inboud Talent se centra, sobre todo, en aprovechar técnicas de marketing aplicadas a la gestión de los empleados, para así atraerlos y “enamorarlos” de forma natural y no intrusiva. Es por eso por lo que esta técnica se puede estructurar en cuatro fases que describen el itinerario de los candidatos en la empresa.

  1. Atraer: es decir, captar a los candidatos y despertar su interés, reclutarlos. Es una etapa esencial.
  2. Convertir: significa lograr que los candidatos se unan al equipo y se conviertan en empleados productivos.
  3. Desarrollar y fidelizar: para poder retener a los empleados es necesario mantener su motivación y sus estímulos laborales atendiendo sus necesidades personales y profesionales.
  4. Enamorar: es decir, conseguir que los empleados adoren la empresa y se conviertan en embajadores de marca, incluso aunque cambien de empresa.

Recibe las gráficas del día con las noticias más importantes de mercadotecnia.