• Durante todo el mes de julio, la CMA recibirá declaraciones e información de los agentes del entorno de publicidad

  • Por otro lado, no sería sino hasta inicios del próximo julio que la Autoridad publicaría su reporte final

  • La institución usará la investigación para determinar cómo se monetizan y funcionan las plataformas de la industria

Otra nación europea prepara un ataque contra ciertas tecnológicas. Según la Autoridad de Competencia y Mercados (CMA) de Reino Unido, comenzará una investigación contra proveedoras de publicidad digital. Ello, para determinar la dominancia de ciertas compañías. Asimismo, quiere analizar cómo las empresas usan los datos personales de usuarios. E identificar si alguno de estos factores tiene consecuencias negativas para los consumidores.

De acuerdo con la CMA, esta investigación es parte de un esfuerzo de mercados digitales. Esta iniciativa más amplia pretende “proteger a los consumidores de la economía” en línea. Asimismo, reafirmó su compromiso por lograr “mercados robustos y competitivos” a través de estos canales tecnológicos. Se espera que la investigación abarque a las grandes plataformas de publicidad, como Google y Facebook, al igual que otros intermediarios y proveedores.

El asedio europeo contra la publicidad digital

Ya la publicidad y las autoridades europeas han tenido encuentros desagradables. Facebook, en abril, prometió blindar las elecciones regionales. Pero semanas después admitió una apabullante derrota. Por cuestiones de competitividad, el bloque impidió a marketplace de videojuegos anunciar títulos a diferentes precios por región. Y la misma Reino Unido sancionó a Macallan por publicar una campaña que consideró fomentaba el comportamiento riesgoso.

Cabe destacar que la investigación británica parece inspirada en otra del gobierno de Estados Unidos (EEUU). Ambos procesos abordarán las posibles prácticas monopólicas de varias tecnológicas. Entre ellas, grandes plataformas de publicidad. Es claro que los legisladores están convenciéndose que es momento de tomar acciones en contra de estas marcas.

Pero aunque los reguladores europeos tienden a ser más estrictos que sus contrapartes americanas, la investigación de la CMA no tendría mucho peso. Según The Drum, una vez que la Autoridad tenga sus resultados, solo podrá dar “detalladas recomendaciones al gobierno”. Es decir, no está asegurada ninguna acción punitiva o restrictiva. Así que, aunque se trate de malas noticias, las plataformas de publicidad todavía no tienen mucho que temer.