• Markets And Markets indica que el mercado de reconocimiento facial valdría de siete mil millones de dólares para 2024

  • La demanda colectiva contra Facebook podría beneficiar hasta a siete millones de personas en EEUU

  • De acuerdo con Statista, cerca de la mitad de las personas apoyan el uso de la tecnología

Cuando se trata de recabar datos personales, las compañías deben tener especial cuidado. Más de una compañía se ha enfrentado a una demanda colectiva o multa de parte del gobierno por la forma en la que utiliza esta información. Sin embargo, cuando se trata de insights biométricos, el riesgo se multiplica Todavía más cuando la tecnología en juego es el reconocimiento facial. Pero algunas marcas todavía no entienden la lección.

Facebook, según Reuters, podría verse sometido a una demanda colectiva por recolectar de forma indebida los datos biométricos de sus usuarios. Ciudadanos de Illinois presentaron el recurso en 2015, a raíz de la tecnología de reconocimiento facial que permitía a la plataforma recomendar etiquetas en fotos. Una corte de Estados Unidos (EEUU) rechazó la solicitud de la red social para descartar el caso. De todos modos, la marca prometió apelar la decisión.

¿Una demanda podría enterrar el reconocimiento facial?

No es la primera vez que una marca se mete en problemas por el uso de esta tecnología. Microsoft rechazó la venta de su sistema de reconocimiento facial a dos organizaciones policiales. Apple, en abril, recibió una demanda por enviar a la cárcel a un inocente. También una empresa de Emiratos Árabes Unidos, tras presentar sus lentes de Realidad Aumentada capaces de identificar rostros de personas, recibió atención negativa en medios.

Los problemas del reconocimiento facial no son nuevos. Desde inicios del siglo, la Universidad de Tsinghua en China demanda mayor inversión en esta tecnología. Entonces, apuntaba que factores tan simples como la edad o el ángulo de la imagen podría afectar gravemente su precisión. A eso hay que sumarle que, como menciona la BBC, este software tiende a ser poco confiable en minorías. Un reto que, según CNET es muy complejo de solucionar.

Dado el miedo que existe en protección de datos, la demanda de Facebook bien podría ser un clavo definitivo en la tumba de la tecnología. Estos casos podrían generar la creación de un marco jurídico que limite significativamente los usos del reconocimiento facial. Esto, a su vez, podría hacer más caro su desarrollo y mucho menos ventajosa su aplicación. Sin incentivos y con tantas barreras, las marcas podrían dejar de invertir por completo en el software.

loading...