x

Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

¿Por qué se está terminando el periodismo tal y como lo conocemos?

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
El periodismo se ha visto sacudido sustancialmente por la era digital, así como el cambio en el modelo económico de los medios de comunicación

De la misma manera en que la tecnología ha ocasionado cambios sustanciales en todos los sectores, la industria del periodismo se ha visto sacudida sustancialmente por factores importantes producto de la era digital, como el cambio en el modelo económico de los medios de comunicación, la forma en que las noticias se generan y consumen y una férrea carrera por ganar “la primicia”, que demerita la calidad de la información.

La romántica idea de hacer periodismo de “largo aliento”, está quedando en el pasado. Hoy comienzan a escasear los grandes reportajes que requerían una buena inversión de tiempo y esfuerzo de los reporteros, quienes hacían grandes entrevistas, profundas investigaciones con varias fuentes, contrastaban la información, realizaban intensas búsquedas hemerográficas, viajaban a otros lados para obtener testimonios, todo con el fin de producir productos periodísticos que causaban gran impacto.

Sin embargo, la sociedad ha cambiado, y con ella la forma en que los medios crean historias. Hoy los lectores se pueden contabilizar puntualmente, un medio sabe quién está consumiendo sus noticias, desde qué lugar del mundo y el perfil de sus lectores. Esta detallada métrica también ha ocasionado que los medios que sobreviven no son los que tienen buenas ventas de sus ejemplares en papel, sino aquellos que reciben más visitas en su sitio web. La demanda de información se mantiene igual que antes, pero la oferta se ha diversificado tanto que el negocio de los medios ha comenzado a tambalearse.

Aunado a las difíciles condiciones laborales de los periodistas en México (situación que no es exclusiva de México, sino de todos los países del mundo), se suman las amenazas a la libertad de expresión, orquestadas desde las esferas del poder y desde el crimen organizado, lo que hace prácticamente imposible que el periodista de hoy se adentre en temas incómodos, so pena de sufrir presiones, violencia o simplemente perder su trabajo.

El último informe de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) sobre la seguridad de los periodistas, señala 182 asesinatos de periodistas en todo el mundo durante los dos últimos años. El documento destaca a México como el país con mayores asesinatos de comunicadores en los últimos dos años (26 muertes), por arriba de naciones en situación de conflictos armados como Afganistán (con 24 asesinatos).

Con un panorama poco esperanzador, la idea romántica de los reporteros se jugaban el pellejo al hacer investigaciones en campo, viajaban mucho y publicaban grandes y trascendentes reportajes está quedando atrás y la matrícula de las carreras de comunicación y periodismo han resentido esta situación. La Universidad Veracruzana, por ejemplo, reportó que, en cinco años, se ha registrado una caída de 35% en el número de aspirantes a la carrera de comunicación debido a las condiciones actuales del mercado laboral de los periodistas.

Con el difícil panorama planteado, los que se han visto afectados no sólo son las matrículas de las universidades, las arcas de los medios de comunicación y las esperanzas de los futuros periodistas. El propio periodismo también se ha visto golpeado por el nuevo panorama informativo por el que atravesamos.

La escasez de recursos para mantener al periodismo de investigación ha propiciado que los medios se hayan enrolado en una dinámica en la que necesitan crear contenidos de fácil lectura y que pueden viralizarse fácilmente; temas superficiales y sensacionalistas, producto de pobres investigaciones en fuentes abiertas que abundan en los buscadores de internet, con datos sin corroborar ni contrastar. Un periodismo, pues, que hace a un lado los preceptos de la ética misma de la profesión.

De esta manera y mientras los medios de comunicación no salgan de la crisis económica y ética que atraviesan, es difícil prever si el periodismo que hoy vivimos, regresará algún día a ser un periodismo de valor, que interese a quien lo produce y quien lo consuma, y que sea realmente una herramienta que propicie el desarrollo de la sociedad.

Suscríbete al contenido premium de Merca2.0

De Madrid a la Ciudad de México, la fuente más confiable de estrategias de mercadotecnia a nivel global. Una mirada a las estrategias de las grandes marcas y las tendencias del consumidor.

Únete a la comunidad más grande marketing en español del mundo. Más de 150 mercadólogos inscritos.

Premium

Populares

Únete a Merca2.0

Únete a más de 150,000 lectores

Regístrate a nuestro newsletter en la siguiente forma y recibe a primera hora las noticias más importantes de mercadotecnia, publicidad y medios en tu correo.
Más de Merca2.0

Artículos relacionados