x

Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

Por culpa de la COVID-19, tomaría más de tres años pagar la deuda de todo el mundo: IIF

Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Respecto a la cifra que había para finales de 2019, la COVID-19 hizo que la deuda global aumentara en 35 por ciento del PIB de todo el mundo
  • Se espera también que presiones políticas y sociales imposibiliten a los gobiernos a lidiar con el nivel de deuda causado por la COVID-19

  • Esto a su vez podría ponerlos en una posición delicada cuando la próxima crisis financiera se presente

  • Hay especial preocupación ante temas como el cambio climático y la pérdida de capitales

Una forma de ver realmente el impacto de la COVID-19 en la economía global es la enorme deuda que el mundo le dejará a las próximas generaciones. De acuerdo con Reuters, según el Institute of International Finance (IIF), la pandemia incrementó esta cifra a unos 281 billones de dólares para finales de 2020. Esto representa un aumento de 24 billones. Si se juntara todo el Producto Interno Bruto (PIB) del planeta, tardaría unos tres años y medio el pagar esta cifra.

De acuerdo con el IIF, la mitad del crecimiento de la deuda durante la pandemia de COVID-19 fue responsabilidad de los gobiernos. Esto, a raíz del dinero que pidieron prestado para poder establecer programas de soporte a individuos y empresas. Firmas globales, bancos y familias aportaron, en conjunto, 11.9 billones de dólares. El Instituto aseguró que este crecimiento es equivalente a un aumento del 35 por ciento del PIB global con respecto al año pasado.

Cabe destacar que este crecimiento es significativamente más alto que el que se vió en crisis económicas similares a la que provocó la COVID-19. En 2008 y 2009, en la crisis financiera global de hace una década, la deuda global solo aumentó hasta 15 por ciento del PIB de todo el mundo. Más importante aún, el IIF señaló que no hay señales de una estabilización en el corto plazo. A final de 2021, la deuda crecería 10 billones de dólares más que el año pasado.

Endeudamiento récord para lidiar con la COVID-19

Los descubrimientos del IIF no son sorprendentes, considerando la cantidad de dinero que muchos gobiernos del mundo están invirtiendo para sobrellevar la pandemia. De acuerdo con el New York Times, en Europa muchos países están gastando millones para proteger a toda su población de la COVID-19. En parte se han sentido empoderados porque las tasas de interés están en un punto muy bajo, haciendo que el costo de pedir dinero prestado sea mínimo.


Notas relacionadas

Ahorro vs pago de deuda, esto debes priorizar para tener unas finanzas sanas

Conoce los tipos de deuda que afectan tu bolsillo por tus errores financieros

El banco podría cancelar tu deuda por promoción en El Buen Fin


Adquirir más deuda en medio de la crisis de la COVID-19 también ha sido una de las grandes recomendaciones de los organismos internacionales en los últimos meses. Por ejemplo, las Naciones Unidas han solicitado a la comunidad global facilitar instrumentos de deuda a las economías más humildes. Esto, para que puedan tener suficientes recursos para cuidar de su población y, al mismo tiempo, construir una economía global mucho más equitativa a futuro.

Sin embargo, también hay algunas preocupaciones de otros organismos internacionales con respecto a la acumulación de tanta deuda en medio de la COVID-19. De acuerdo con el Banco Mundial, las tasas de interés bajas no durarán por siempre. No solo eso, sino que teme que los sistemas de préstamo se están volviendo menos transparentes y más complejos. Algo que en el largo plazo podría llevar a conflictos de resolución, poniendo en jaque a las economías.

No hay una luz al final del túnel

Otra preocupación importante ligada a la pandemia de COVID-19 es que no parece que la situación sanitaria o económica vaya a resolverse pronto. Y por lo tanto, los gobiernos van a seguir requiriendo préstamos multimillonarios para cuidar de su población. Hay varias razones para este fenómeno. En primer lugar, están las nuevas mutaciones del virus. En países como México, donde hay un gran despliegue de la enfermedad, están surgiendo más variantes.

También está el problema del abastecimiento de las vacunas. Muchos expertos empezaron ya a señalar que la producción de vacunas contra la COVID-19 no está yendo tan rápido como se quería. No solo eso, sino que la aprobación de nuevas fórmulas tampoco sería una solución satisfactoria a este desafío. Esto, a su vez, podría llevar a que el virus continúe causando estragos en varias partes del mundo, y por consiguiente exigiendo un mayor endeudamiento.

Suscríbete al contenido premium de Merca2.0

De Madrid a la Ciudad de México, la fuente más confiable de estrategias de mercadotecnia a nivel global. Una mirada a las estrategias de las grandes marcas y las tendencias del consumidor.

Premium

Populares

Únete a Merca2.0

Únete a más de 150,000 lectores

Regístrate a nuestro newsletter en la siguiente forma y recibe a primera hora las noticias más importantes de mercadotecnia, publicidad y medios en tu correo.
Más de Merca2.0

Artículos relacionados