• La multa corresponde al 2.5 por ciento de los ingresos anuales de Marriott en 2018

  • Se espera que la ICO tenga multas para otras 12 marcas en línea con respecto a filtración de datos

  • De acuerdo a la GDPR, las compañías tienen la obligación de reportar el robo de información 72 horas después del evento

Parece que la Oficina del Comisionado de Información (ICO) de Reino Unido quiere continuar con la masacre. De acuerdo con Bloomberg, la institución británica acaba de imponer otra millonaria multa bajo los términos del GDPR europeo. Esta vez, la marca afectada fue Marriott. La amonestación sumaría casi 100 millones de euros, o unos 124 millones de dólares (mdd).

Esta multa corresponde a un ciberataque que se reveló el año pasado. El hackeo expuso registros de 339 millones de huéspedes. Incluidos, siete millones de personas de Reino Unido. Pero la cadena de hoteles no fue directamente afectada por el incidente. Éste habría ocurrido en 2014 contra Starwood Hotels & Resorts, una compañía que Marriott compró en 2016.

Malas noticias para Marriot… y el resto

Esta es la segunda multa que las autoridades británicas han puesto en el marco del GDPR esta semana. La primera, por 229 mdd, fue impuesta a British Airways hace 24 horas. También Amazon y prácticamente toda la industria de la publicidad digital están bajo la lupa de Reino Unido. Así como la aerolínea, Marriott tiene planes de disputar la amonestación de la ICO.

Sin embargo, es poco probable que se le conceda. Elizabeth Denham, líder de la ICO, apuntó que “las compañías deben hacerse responsables de los datos que poseen”. Apuntó también que Marriott debió llevar a cabo la debida diligencia y revisar si la información de la compañía que adquirió había sido vulnerada. Y, después, tomar acciones para asegurar su protección.

Analistas de Bloomberg Intelligence apuntan que la decisión al respecto de Marriott es agresiva, y con buenas razones. Ya desde el caso de British Airways, se sugirió que las acciones de la ICO podrían ser una advertencia al resto de la industria. Pero ahora el discurso es más amenazador. La factura llegará tarde o temprano, ya sea a la empresa original o su matriz. Y es preocupante, dada la cantidad de fusiones y alianzas que abundan en la industria.