• La misión Apollo 11 tuvo un costo equivalente a 112 mil millones de dólares actuales

  • Para 2018, Budweiser era la cuarta cerveza más comprada en Estados Unidos

  • AB InBev es considerada la productora de cerveza más grande del mundo por volumen ventas

Los días especiales y conmemoraciones son una gran oportunidad para realizar actividades publicitarias. No por nada el marketing estacional abarca buena parte de los recursos de las compañías. Así pues, no es raro ver que varias marcas se suman a tendencias como el Día de las Madres, San Valentín o Navidad para incrementar ventas. Un poco más difícil es ver a dos marcas de cerveza coincidir en la celebración de la llegada del hombre a la Luna.

De acuerdo con Adweek, las compañías de cerveza Budweiser y Schlafly sacarán productos para celebrar la misión espacial del Apollo 11. En julio se cumplen 50 años de la primera vez que el hombre llegó la superficie lunar. Las compañía propiedad de AB InBev sacará la bebida Discovery Reserve, cuya receta está basada en la que utilizaba hace medio siglo. Su rival local, por su parte, sacará cuatro variedades especiales, cada una con una marca y diseño únicos.

Pero lo que es más curioso del caso, es que las marcas de cerveza no colaboraron para la promoción. Más interesante aún, el anuncio de sus productos conmemorativos se realizaron con apenas un día de separación. Asimismo, ninguna de las compañías colaboró directamente con la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio de Estados Unidos (NASA) para la campaña. Voceros de Budweiser y Schlafly aseguran que se trata de una coincidencia.

Muchas casualidades en la industria de la cerveza

No es la primera vez que AB InBev o una de sus compañías sacan un producto que tiene una notable similitud con la de su competencia. Ya la semana pasada el conglomerado fue acusado por la marca de ropa Patagonia, que tiene su propia cerveza exclusiva. Entonces se le acusó de construir la campaña de su nueva bebida, también llamada Patagonia, para aprovechar la buena reputación de su rival. Y con Budweiser también tiene varios conflictos.

Sin embargo, es poco probable que esta coincidencia desencadene un conflicto legal. No solo las marcas de cerveza tienen nombres y diseños diferentes. Además, no es la primera vez que una compañía se aprovecha de la misión del Apollo 11 para promocionar sus productos o servicios. En 2013, Axe lanzó una campaña para enviar a sus consumidores al espacio. Y sin ir más lejos, el Museo de Historia Natural de Houston presentó una exposición especial para aumentar visitas.

Al mismo tiempo, este incidente puede servir como una lección de marketing para el resto de la industria. Schlafly se anuncia como la productora local de cerveza artesanal más grande de St. Louis, Misssouri. Esta ciudad también es el lugar de origen de la marca Budweiser. A esto hay que sumarle que la compañía regional anunció su bebida especial antes que su rival. Es decir, en términos de publicidad, AB InBev quedó como la que se sumó a la tendencia.

Es posible que AB InBev no haya tenido en el radar las actividades de Schlafly. Incluso, que haya subestimado las actividades de una cerveza local. Por esta razón, el anuncio del producto rival le pasó desapercibido y se fue la oportunidad de que Budweiser tuviera mucho más impacto en la región. Por supuesto, en ventas nacionales, el error no será muy grave. Pero de haber sido otra marca, más pequeña, las consecuencias serían muy distintas.