Llegó el iPhone 11, ¿vale la pena frente al Huawei P30 y el Samsung Galaxy Note 10?

iPhone 11 Pro Max-Galaxy Note10 Plus-P 30 Pro
Imagen: Especial
  • Apple vendió 38 millones de iPhones en el segundo trimestre

  • El problema es que Samsung y Huawei vendieron muchos más

  • El reto estará en volver a conquistar al consumidor, ¿podrá?

El Día D de Apple se cumple este martes con la keynote en la ciudad de San Francisco, California, y cómo era de esperarse, más allá de todas la novedades que presentó, todo mundo estaba a la expectativa del iPhone 11.

Bueno, la nueva generación del smartphone fue presentado en el evento celebrado en el Steve Jobs Theater del Apple Park y con ello, comenzaron a confirmarse y a despejarse algunas especulaciones y filtraciones.

Una marca probada… pero a un alto precio

Entre lo que se confirmó del iPhone 11, 11 Pro y 11 Pro Max podemos destacar: que se confirma tres modelos con doble y triple cámara trasera; uno con pantalla LCD y los dos principales con panel OLED; el debut del procesador A13; iOS 13; y nuevos features para la captura de video y fotografías.

Pero, no todas las prospecciones se confirmaron, dos que llamaron la atención generando expectativas por lo que significan frente a la competencia como Samsung y Huawei es que la nueva generación del smartphone de Apple no integra carga inalámbrica inversa y tampoco una Apple Pencil.

En general, podemos decir que fiel a su costumbre, la de Cupertino presentó un dispositivo que ofrece un balance entre diseño (el módulo de cámaras es lo más significativo) y una oferta tecnológica en armonía con las principales tendencias. En realidad se puede decir que es un teléfono muy atractivo… incluso en uno de los factores en los que planea competir como lo es el precio: el iPhone 11 en 699 dólares, 11 Pro en 999 dólares y 11 Pro Max en 1,099 dólares.

¿Es más atractivo que la competencia?

En cuanto a precios es muy similar a los smartphones con los que compite directamente, como el Huawei P30 Pro cuyo precio base al momento de su lanzamiento era de 999 dólares, mientras que en México era 22,499 pesos, así como con el recientemente lanzado Samsung Galaxy Note 10+ cuyo precio inicial fue de 949 dólares, y en México es de 27,999 pesos. En lo que respecta a Apple, el precio del iPhone 11 Pro Max inicia en 27,499 pesos.

Lo cierto es que tanto en precios como en prestaciones, no hay una diferencia que superponga a un samartphone de otro, veamos sus fichas técnicas:

Características iPhone 11 Pro Max Galaxy Note 10+ Huawei P30 Pro
Pantalla OLED de 6,5 pulgadas Dynamic AMOLED 6.8 pulgadas OLED 6,47 pulgadas curved OLED
Resolución 2,436×1,125 pixeles 2,880×1,440 pixeles 2,340×1,080 pixeles
Memoria RAM 8GB 8GB
Almacenamiento Hasta 512GB Hasta 512GB Hasta 512GB
Procesador A13 Bionic Exynos 9825 7nm Kirin 980
Cámaras traseras 12 MP / Súper gran angular 12 MP / Telefoto 52 mm f/2.0, Deep Fusion Ultra gran angular 16 MP; Gran angular 12 MP; Telefoto: 12 MP; DepthVision: VGA 40 MP f/1.6 + 20 MP f/2.2 + 8 MP f/3.4 zoom 5X+ ToF
Cámara frontal 12 MP, TOF 3D, HDR 10 MP, AF, f/2.2, 80º 32 MP f/2.0
Sistema Operativo iOS 13 Android 9 Pie con OneUI Android 9 Pie con EMUI 9.1
Batería 3.190 mAh Carga rápida 4,300 mAh Carga rápida y carga inalámbrica 4.200 mAh SuperCharge, carga rápida inalámbrica y carga revertida inalámbrica
Precio 1,099 dólares 949 dólares 999 dólares

En este caso podemos decir que la diferencia entre si vale la pena o no compar uno de estos dispositivos radica en el poder adquisitivo del consumidor, su empatía o preferencia por alguna de estas tres marcas o el sentido aspiracional de aquel usuario que preferirá suprimir algunos gastos para poder sacar a crédito uno de estos flagships.

El reto de las ventas

En el caso de Apple, tiene un importante reto a superar, la labor de convencimiento a través del marketing ha sido mejor por parte de sus rivales.

Samsung no ha logrado impulsar el posicionamiento -al menos en ventas- de la serie Galaxy S10 -en espera de qué pase con el Note 10-, aunque sí logró reanimar toda la división de smartphones. De acuerdo con el más reciente reporte de Gartner, la surcoreana vendió 75 millones de dispositivos durante el segundo trimestre del año, lo que le ayudó a revertir la tendencia del primer trimestre, en el que registró una caída del 10 por ciento en ventas, y esto se debió gracias al buen recibimiento por parte del consumidor de su serie Galaxy A.

Apple vendió 38 millones de iPhones durante el segundo trimestre del año, lo que significó una caída del 13. 8 por ciento.

La parte más difícil de este reto es Huawei, que pese a ir contracorriente por el bloqueo por parte de Estados Unidos no ha parado de vender smartphones, entre abril y junio vendió 58 millones de dispositivos, lo interesante es que de acuerdo con la compañía china, desde el lanzamiento del P30 y P30 Pro en marzo pasado ha vendido más de 10 millones de unidades y, de acuerdo con los especialistas, tanto esta serie como el Mate 20 han sido calve para el crecimiento de la compañía.

Entre las razones que se argumentan para estos resultados, se destaca el trabajo de marketing para el posicionamiento de la marca y promociones por parte de la firma de Shenzhen. Y, si consideramos que en unos días presentará el Mate 30 y Mate 30 Pro, Apple tendrá mucho en qué ocuparse en términos de marketing.

La lealtad ya no es un factor

Mientras Samsung crece en la gama media podría ser un obstáculo para Apple respecto al iPhone 11 que, aunque técnicamente es un smartphone de gama alta, en realidad competirá con la gama en la que gana presencia la surcoreana y donde tiene una fuerte oferta Huawei que, por cierto, se convierte en su principal rival en los dispositivos premium, no sólo por la competitividad en innovación y diseño, sino que ahora también en el terreno del engagement.

De hecho, el vínculo con el consumidor es el principal reto de Apple. Durante años este fue un factor que la distinguió entre la competencia; el brand awareness entre el público (incluso entre quienes no poseen uno de sus smartphones) y el loyalty se traducía en ventas. Esto ya no necesariamente es así.

Según los resultados de una investigación realizada por BankMyCell, la lealtad del iPhone ha caído radicalmente, en sólo dos años; en 2017 la retención del dispositivo por parte de sus clientes era de 92 por ciento, sin embargo este año se ubica en el 73 por ciento, su punto más bajo desde 2011.

Lo interesante es que para los usuarios de Apple, hay un sector (26.2 por ciento) que cambiaron su iPhone X por un smartphone de una marca diferente, como Android. El reto para la de Cupertino está en convencer al consumidor que su producto tiene un valor agregado respecto a lo que ofrecen sus rivales.