Apple tiene un serio problema, Samsung respira, y nada puede frenar a Huawei

Huawei-P30
Imagen: Huawei
  • Samsung recuperó market share gracias a su gama media, lo malo es que por más que intenta no puede impulsar las ventas del Galaxy S10

  • Apple sigue sin poder levantar al iPhone que cada vez vende menos dispositivos

  • Pese a que Huawei sufrió por el veto en Estados Unidos volvió a registrar un crecimiento en ventas

El consumidor es más exigente, en particular, en el mundo de los smartphones, ya no se deja sorprender tan fácil y esto se está reflejando en su consumo. Incluso los tres grandes Samsung, Huawei y Apple lo están resintiendo.

Hay signos claros de que el usuario ya no cambia tan fácilmente su teléfono año con año, algo que se ha manifestado en una evidente desaceleración del mercado, basta con ver la tendencia en los últimos años; pasó de quintuplicar ventas entre 2010 (296.6 millones de dólares) y 2016 (1,496 mdd) a quedarse casi estancado los últimos tres años, para este año se anticipan alrededor de 1,518 mdd, de hecho será menor que lo registrado en 2018 (1,556 mdd), de acuerdo con datos proyectados en Statista.

Una tendencia que no parece cambiar

Así lo revela el más reciente reporte de Gartner sobre el comportamiento del mercado de smartphones a nivel global, el cual indica que las ventas siguen disminuyendo lenta, pero de manera constante.

De acuerdo con sus los números de la firma británica, se vendieron 368 millones de teléfonos inteligentes, lo que significa una contracción del 1.7 por ciento respecto al periodo entre abril y junio del año pasado, cuando se registraron 374 millones de dispositivos.

Entre las principales causas atribuidas a estos resultados, se señala una desaceleración en los principales mercados, donde sólo China y Brasil reportaron crecimientos del 0.5 y 1.3 por ciento, respectivamente. Pero también a una notoria modificación en los tiempos que toman los usuarios para realizar actualizaciones de sus equipos, en particular en mercados como la India, por lo que podríamos anticipar que se dé una tendencia parecida en mercados similares como Europa del Este y Latinoamérica.

Samsung respira

El estado actual deja algunos puntos que hay que subrayar, como el hecho de que la tecnológica surcoreana tuvo un repunte al vender 75 millones de smartphones en el segundo trimestre, lo que le permitió ganar market share alcanzando el 20.4 por ciento, superior al 19.3 por ciento registrado en el mismo periodo pero de 2018.

Lo bueno para Samsung, es que ha logrado revertir la tendencia del primer trimestre, en el que registró una caída del 10 por ciento en ventas, de acuerdo con datos de Canalys. Asimismo, se atribuye este repunte gracias al buen recibimiento por parte del consumidor de su serie Galaxy A, el rebranding de toda su gama media con la que busca dar pelea a Huawei.

Lo malo, es que aunque su nueva línea impulsó las ventas, el que no termina por despuntar es el Galaxy S10, del cual se señala que las ventas del buque insignia fueron débiles en el segundo trimestre de 2019.

Apple tiene un serio problema

Pese a que la de Cupertino ha reconocido que busca que su modelo de negocios deje la dependencia del iPhone, esto no quiere decir que esté renunciando a que sea uno de los de mayores ventas a nivel global, su tecnología, diseño y, sobre todo prestigio de marca, así se lo exige.

Sin embargo, no para de caer en ventas. De acuerdo con Gartner, el smartphone de Apple vendió 38 millones de unidades, lo que significó una caída del 13. 8 por ciento, traduciéndose en un menor market share, situado en 10.5 por ciento, por debajo del 11.9 por ciento registrado el año pasado.

Huawei se superpone a todo

La tecnológica china parece que ha planeado bien la defensa a los bloqueos en Estados Unidos. Huawei vendió 58 millones de smartphones a nivel global entre abril y junio, esto pese a que sufrió un impacto considerable luego que fuera incluida en la lista negra de Washington, en mayo pasado.

Entre las razones que se argumentan para estos resultados, se destaca el trabajo de marketing para el posicionamiento de la marca y promociones por parte de la compañía de Shenzhen.

La advertencia

La tendencia es clara, el mercado se está desacelerando, por lo que que en en futuro cercano se deberá traducir en un cambio por parte de las marcas (todas, no sólo las tres grandes) si es que quieren subsistir.

¿Por qué? Aunque Samsung recuperó terreno gracias a la gama media, está claro que la serie Galaxy S, su principal apuesta, por la que invierte más en marketing, no está teniendo los rendimientos esperados, algo que se traduce en perder terreno frente a sus principales rivales como Apple y principalmente Huawei.

Lo anterior debido a que aunque el mercado se desaceleró, la marca china sí está creciendo en ventas, más aún, sus series P y Mate sí han sido consideradas por los analistas como factor para su crecimiento, no sólo depende de las gamas bajas o medias.

Esto quiere decir que entonces el market share que recuperó Samsung se lo ganó a marcas de menor participación de mercado, aunque en este grupo podríamos dejar fuera a las firmas chinas que han registrado crecimientos (OPPO, Xiaomi, por ejemplo).

La que está en un serio problema es Apple pues el iPhone no sólo ha perdido ventas, también en cuanto a reconocimiento de marca pues muchos ven a sus rivales que han mostrado mayor innovación y diseño.