Las redes sociales paralizan naciones

Twitter: @FernandaSpread

Los gobiernos de las naciones podrían quedar paralizados si los usuarios de las redes sociales se lo propusieran.
Las redes sociales y sus fervientes usuarios viralizan de forma sorprendente temas que pueden dejar huella a nivel nacional e internacional. Ten cuidado, si no quieres que nadie se entere de lo que haces, cuida tus pasos.

Es imposible no inmiscuirse en las redes sociales. Líderes de opinión, empresarios, periodistas, políticos, entre otras personas, ya forman parte de la tecnología, y tú no puedes quedarte fuera de los últimos avances.

Hoy por hoy, quien no cuenta con una red social está fuera de onda, y aunque muchas personas todavía dudan en sumergirse en ese mundo tan apasionante, otras ya forman parte de él, de día, de noche o de madrugada siempre es necesario navegar.

De forma exponencial se viraliza la información positiva o negativa, y en ocasiones debes ser prudente ante las publicaciones que haces. En un parpadeo puedes convertirte en figura pública.

Las protestas de 2011-2015 en España, denominadas inicialmente Movimiento 15-M e Indignados, así como Spanish revolution en las redes sociales, son una serie de movilizaciones ciudadanas pacíficas, espontáneas en origen y surgidas en gran parte en las redes sociales, que obtuvieron inicialmente el apoyo de más de 200 pequeñas asociaciones.

En México, a través de las redes sociales, la asamblea interuniversitaria, que integra diversas instituciones de educación superior, convocó a un paro nacional de 48 horas los días 22 y 23 de octubre de 2014, como parte de las jornadas de movilización para exigir el esclarecimiento del asesinato de tres normalistas de Ayotzinapa y la desaparición de 43 más.

Los estudiantes convocaron a realizar bloqueos a calles y avenidas en distintas plazas del país, liberar casetas de cobro y a una marcha en esta ciudad.

Así como los usuarios de las redes sociales pueden colapsar las calles y avenidas a lo largo y ancho del país, también pueden volver viral cualquier tema importante para unos cuantos.

¿Será necesario subestimar algunos temas? tal vez lo que para algunas personas es algo de extrema importancia, para otros no lo es, pero ¿quién o quiénes deciden la importancia de los temas?

Ya la información no necesita promoción, sólo con dar un clic millones de personas en el mundo entero se puede informar de lo que se sucede del otro lado del planeta. La gente le da el valor a la información, y uno de los temas que tiene suficiente valor y que está en boga es el maltrato a los animales, millones de personas se han convertido en sus protectores.
¿Pero, qué sucede cuando se hace viral la noticia del maltrato de animales y no la muerte de 17 ancianos calcinados?

El pasado junio con el hashtag #MaskotaMaltrataAnimales se colocó en el lugar número uno de la lista de trending topic de Twitter ante la indignación que provocaron cuatro videos difundidos en Facebook, donde se observa a dos empleados de la tienda +kota ubicada en Pachuca, en el estado de Hidalgo, torturando a dos perros de la raza Chihuahua y a un hámster.
Los jóvenes vestidos dieron la “bienvenida” a los animales con golpes llenos de saña, mientras ríen y se burlan de las reacciones que tienen sus víctimas.

En tan sólo unos cuantos minutos, los amantes de las redes sociales alzaron la voz, no pudieron quedarse al margen de tan espantoso hecho que se suscitó en aquella entidad, y de forma severa a través de palabras destrozaron a los supuestos culpables.
Los usuarios de las redes sociales no toleran este tipo de situaciones, por ello, en Facebook existe una página que se dedica a denunciar a las personas u organizaciones que maltratan a los animales, tan sólo 81 mil 712 personas siguen de cerca los pasos de quienes atentan contra la integridad de las mascotas.

Y mientras tanto, en Mexicali, Baja California, el incendio en el asilo de ancianos: Hermoso Atardecer, dejó al menos 17 muertos, todos ellos adultos mayores. Pero pocas personas hicieron ruido sobre este hecho atroz e indignante.
Para muchos fue inconcebible el maltrato de los animales y para pocos el incendio del asilo en donde murieron calcinados 17 adultos mayores.

No se puede determinar con exactitud qué indigna a la gente, pero las redes sociales son una bomba de tiempo que puede destruir o enaltecer a cualquier persona, ya nada puede quedar en el anonimato ni oculto. Sólo necesitas dar un clic para conocer lo que sucede en cualquier país.

La tecnología nos está rebasando y nadie puede quedar excluido, ya formamos parte de esto que nos envuelve en el escalofriante mundo de las redes sociales.