• La campaña de Nintendo fue desarrollada para promocionar el lanzamiento de la versión Lite del Switch

  • De acuerdo con Statista, se espera que la consola haya vendido más de 11.86 millones de unidades para 2019

  • El juego más popular en la plataforma es el Mario Kart 8 Deluxe, seguido del Super Mario Odyssey

Desde hace años que los videojuegos dejaron de ser considerados un pasatiempo para u segmento reducido de la población. Por la prevalencia de las tecnologías móviles, no solo se democratizó masivamente el acceso a los videojuegos. También se construyó una vibrante economía que rivaliza a la música y las noticias. En el mercado no solo conviven los jugadores y desarrolladores. Muchas compañías están ansiosas de lanzar una campaña en este sector.

Esto se debe a que el estereotipo del gamer hombre, joven, gordo y antisocial fue desmentido desde hace largo tiempo. Según Polygon, casi la mitad de los usuarios tienen entre 18 y 49 años. Si bien el 60 por ciento de las compras son de hombres, el 40 por ciento son mujeres. Además, la edad promedio en ambos es de 38 y 44 años, respectivamente. La diversidad cultural y demográfica hace que una campaña para este segmento tenga un alto impacto.

La mayor diversidad de la comunidad gamer también está influyendo directamente en las ambiciones comerciales de los desarrolladores. Las grandes compañías que diseñan videojuegos ahora deben complacer a un segmento de la población mucho más grande. Asimismo, deben ajustarse a más de un tipo de consumidor en cualquier campaña y proyecto. Esto no solo es un reto. También puede convertirse en una atractiva oportunidad de venta.

Una campaña dirigida a niñas gamer

De las compañías que están tomándose más en serio estas posibilidades, resalta Nintendo. La empresa acaba de lanzar una nueva campaña dirigida a un sector específico de la población. Uno que no generalmente se suele asociar con los videojuegos: las niñas pequeñas. La marca no solo trata de vender la idea general de este método de entretenimiento a este segmento. De hecho trata de pintar su Switch y la versión Lite como artículos atractivos para las jóvenes.

En la campaña se puede observar a un grupo de niñas que juegan tanto con el Nintendo Switch normal y Lite de la compañía. Específicamente se promocionan los títulos de Mario Party y Super Mario Kart 8 Deluxe, dos de sus propuestas familiares más icónicas. Lo que destaca del anuncio es que en ningún momento se hace énfasis en el género o la edad de las actrices. Se podría haber usado a cualquier otro grupo y el anuncio sería exactamente igual.

Normalizando los videojuegos para otras audiencias

La mayor apertura al mercado de los videojuegos, especialmente al género femenino, se nota cada vez más entre las compañías. Honda se convirtió, de nuevo, en el patrocinador de uno de los eventos de esports más populares del mundo. Bumble decidió impulsar a un equipo all-female profesional para luchar por una mayor equidad de género en el escenario competitivo. Incluso marcas como KFC han lanzado más una campaña inmersa en la industria.

Más allá de que se trate del mercado de los videojuegos o no, es admirable el enfoque de Nintendo con su campaña. La publicidad siempre ha servido como un reflejo de la cultura y tendencias dentro de la sociedad misma. Así pues, mucho se ha luchado por incorporar otros grupos de la población en los anuncios. Pero hasta ahora, su inclusión no solo era notoria. En ocasiones, hasta parecía que las marcas querían que la gente notara claramente la diversidad.

Pero esta sencilla campaña demuestra que ya la publicidad parece lista para dar un paso más. Es decir, incorporar a otros segmentos de la población a sus iniciativas, de una forma mucho más orgánica y natural. Por supuesto, no deja de ser cierto que Nintendo claramente quiere promocionarse en un segmento nicho que no está muy bien explotado. Al mismo tiempo, es notable que lo haga de una forma tan orgánica que es prácticamente imperceptible.

loading...