La estrategia de la “guerra comercial” de Trump ahora amenaza a México

Donald Trump retoma el tema de la inmigración ilegal con una amenaza: 5% de arancel a todos los productos mexicanos desde el 10 de junio. Y la posibilidad de elevarlos al 25% en octubre. Fuerte reacción en los mercados.

Las marcas de autos con fábricas en México, uno de los segmentos de mercado más perjudicados. Bigstock
  • Trump amenaza con imponer desde el 10 de junio un arancel del 5% a todos los productos mexicanos.

  • Podría llevar la tasa al 25% en octubre si no “para la inmigración ilegal”, dijo en Twitter.

  • Cayó el peso mexicano y bajan las acciones de Toyota, Nissan, Honda y Mazda.

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, amenazó con imponer aranceles del 5% a todos los productos importados desde México, en una estrategia similar a la que está llevando a adelante con China y que ha derivado en una guerra comercial sin precedentes recientes.

En este caso, la amenaza, según el Gobierno estadounidense, se aplicaría hasta que los inmigrantes dejen de ingresar ilegalmente a los Estados Unidos.

La decisión podría poner en riesgo el nuevo acuerdo comercial de América del Norte.

La tarifa entraría en vigencia el 10 de junio, “hasta que el ingreso de inmigrantes ilegales que llegan desde México a nuestro país se detenga”, dijo Trump en un mensaje en Twitter.

Además, advirtió que la tasa arancelaria “aumentará gradualmente hasta que se resuelva el problema de la inmigración ilegal, momento en el que se eliminará la tarifa”.

Es más, la Casa Blanca emitió un comunicado en el que se detalla que los aranceles podrían subir hasta un 25% el 1 de octubre próximo.

La medida tiene importantes derivaciones para miles de productos, pero especialmente para los fabricantes de automóviles y otras grandes compañías que tienen fábricas en México.

En campaña

A la instalación de este tema hay que tomarlo también como una clara estrategia de la administración Trump de cara a la campaña por su reelección, en 2020. La inmigración ilegal -y el muro con México- fue uno de los ejes de comunicación que lo llevó a la presidencia.

A partir de esta novedad, el peso mexicano se depreció poco más del 2,8% respecto del dólar y los mercados abrieron inestables en Asia y Europa, publicó Bloomberg.

La reacción inicial de los funcionarios mexicanos ocurrió en la misma noche del jueves. El presidente Andrés Manuel López Obrador dijo en una carta dirigida a Trump y publicada en Twitter: “No quiero una confrontación”.

López Obrador dijo que su ministro de Relaciones Exteriores y otros funcionarios visitarían Washington este viernes para buscar un acuerdo.

Jesús Seade, subsecretario de Relaciones Exteriores de México para América del Norte adelantó que el país “no tomará represalias” antes de “discutir el asunto con los Estados Unidos”.

Aunque advirtió que una amenaza arancelaria de estas características, “si se convierte en realidad, sería extremadamente grave”.

Un gran problema

Las exportaciones de México a los Estados Unidos representan un alto porcentaje del total de envíos al exterior, aproximadamente el 28% del Producto Interno Bruto.

Imponer aranceles del 5% sobre los US$ 346 mil millones que representan las importaciones mexicanas supondrán unos US$ 17 mil millones extra para los Estados Unidos, y aumentarían a US$ 87 mil millones si la tasa fuera del 25%.

Las acciones de Toyota Motor Corp, Nissan Motor Co y Honda Motor Co cayeron alrededor de un 3%; y las Mazda Motor, casi un 7%. Las cuatro compañías operan plantas de ensamblaje de vehículos en México, publicó Reuters.