Toyota le responde a Trump: “No somos una amenaza para la seguridad nacional”

Toyota criticó duramente los dichos del presidente estadounidense Donald Trump. El presidente de Estados Unidos había dicho que algunas importaciones de autos eran "una amenaza" para el país.

Toyota
Imagen: Bigstock

Este viernes, Donald Trump firmó una proclamación que dice que “las importaciones excesivas debilitaron la capacidad de los productores estadounidenses para invertir en investigación y desarrollar nuevas tecnologías”.

Aludiendo a las importaciones de autos, el presidente de los Estados Unidos dijo que esas importaciones “representan una amenaza para la seguridad nacional”.

Además, le dio al representante de comercio del país, Robert Lighthizer, 180 días para alcanzar acuerdos con los países desde los que importa.

La decisión de Trump provocó una reacción de Toyota, que se sintió directamente aludida. Un mes antes, la marca había dicho que invertirá US$ 13.000 millones en sus distintas operaciones en los Estados Unidos.

Esto “envía a Toyota un mensaje”, dijo la marca nipona en un comunicado. Allí dijo que dan a entender que “nuestras inversiones no son bienvenidas y que las contribuciones de cada uno de nuestros empleados en todo los Estados Unidos no son valoradas”.

El comunicado, extraño para una marca que tiene tantos intereses en el país, destaca que Toyota tiene 10 plantas de fabricación en los Estados Unidos, unos 1.500 concesionarios, una extensa cadena de suministro y que emplea directa e indirectamente a 475.000 trabajadores de el país.

“La mayoría de los estadounidenses tienen una historia con Toyota y estamos muy orgullosos del hecho de que más de 36 millones de vehículos Toyota y Lexus todavía están en las carreteras. Nuestras operaciones y empleados contribuyen significativamente al estilo de vida estadounidense, a la economía del país y no son una amenaza a la seguridad nacional”, dice el texto.

El presidente suspendió la imposición de tarifas de automóviles durante 180 días en medio de las negociaciones en curso con Japón y la Unión Europea.

Toyota dijo que la compañía sigue “esperanzada” de que las negociaciones se resolverán rápidamente y “darán lo mejor para el consumidor estadounidense, los trabajadores y la industria automotriz”.

Los Estados Unidos importaron autos por valor de casi US$ 200 mil millones en 2017, según la proclamación firmada por Trump.