La confianza del consumidor sigue en aumento como efecto AMLO

La confianza del consumidor y su crecimiento sí tiene una relación directa con lo que está aconteciendo en el país a nivel político.

Hace algunas semanas escribí un artículo relacionado con el comportamiento del consumo en México tras los resultados de la jornada electoral del 1 de julio.

En el texto señalé que algunos indicadores de la economía estaban teniendo efectos positivos como era el caso del dólar y el índice de confianza del consumidor y de hecho, anticipaba que para los meses siguientes estaríamos esperando que dichos indicadores siguieran teniendo un comportamiento positivo para la economía y el bolsillo de los mexicanos.

Es así que la semana pasada, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) publicó el crecimiento del índice de confianza del consumidor de julio, siendo del 14.8 por ciento, lo que representa el mayor crecimiento que ha tenido este índice de un mes a otro en muchos años.

Para tener una idea más clara de esto, si analizamos el crecimiento durante 2018, éste ha sido del 18.5 por ciento de enero a julio, por lo que en tan solo un mes tuvimos un avance del 80 por ciento aproximadamente.

Después de todas las noticias que han surgido desde la elección y el comportamiento del presidente electo Andrés Manuel López Obrador (AMLO), podría afirmar que la confianza del consumidor y su crecimiento sí tiene una relación directa con lo que está aconteciendo en el país a nivel político.

Pero, ¿también podríamos decir que el crecimiento del índice de confianza del consumidor tiene una relación directa con el aumento del consumo? Aunque no hay una métrica que lo relacione directa y contundentemente, pienso que el hecho de que en México esta confianza crezca nos hace pensar que el consumo podría aumentar y dispararse, sobre todo en bienes duraderos, cuya compra se relaciona directamente con las posibilidades en el mediano y largo plazo de poder hacer frente a los pagos que deriven de dicha compra.

Me parece que para contestar la anterior pregunta deberíamos esperar a la publicación de otros índices como el de crecimiento de ventas en autoservicios de la Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio y Departamentales (ANTAD), a través de los cuales pudiéramos asociar lo que sucede con el consumo en retail y la confianza del consumidor mexicano.

Por otro lado, en meses próximos también estaríamos esperando ver si las tasas de interés aumentan como efecto del aumento que en Estados Unidos se presente en dicho rubro. Aunque el Banco de México (Banxico) aún no ha anunciado una postura decidida, algunos analistas financieros anticipan que lo más probable es que las tasas de interés se mantengan como están en nuestro país, lo cual también impactaría de manera positiva el consumo interno.

En el caso de la industria de Marketing, lo que muchas agencias de diferentes rubros están viviendo, a partir de la elección, ha sido un incremento en requerimientos por parte de las marcas, así como proyectos nuevos a ejecutarse.

Me parece que también este efecto positivo que se está viviendo en todos los ámbitos del país, también está permeando hacia las marcas de productos y servicios que necesariamente quieren estar posicionados en la mente del consumidor.

Siempre he pensado que las marcas y sus agencias deben aprovechar los distintos momentos que vive el consumidor para hacerse visibles y posicionarse, aún en las condiciones más adversas y por supuesto, como es el caso en estos días en nuestro país, en momentos en los que el consumidor está más propenso a ejercer un desembolso por un producto o servicio que no necesariamente requiera para satisfacer una necesidad, pero que por lo positivo del momento está dispuesto a pagar por él.