• Las marcas saben que una mala gestión en redes puede ser lamentable y puede traer medidas irreparables.

  • J Balvin y su equipo de marketing intentaron aprovechar la crisis sanitaria, y la ola de demanda de cubrebocas para sacar entre su merchandising oficial algunas mascarillas con imágenes de su más reciente álbum.

  • Usuarios de redes sociales criticaron el hecho.

 

Las marcas saben que una mala gestión en redes puede ser lamentable y puede traer medidas irreparables. Por eso deben saber que es esencial medir los tiempos y saber cuándo es adecuado lanzar un producto y cuando no lo es.

En término coloquiales las empresas las marcas deben estudiar previamente si el horno está para bollos o no lo está. Es de carácter público que cualquier acción que luego se refleje a la red se convertirá de inmediato en un ente público.

Una mala decisión sobre nuestro público puede traer consigo mala reputación para la marca y en las redes todo puede llegar a tomar medidas insospechadas, una vez que se hace público el creador de contenido ya no es dueño de lo que se publica, y está comprobado que los consumidores en redes tienen la capacidad para castigar a las marcas. Es el caso de J Balvin, el reguetonero intentó aprovechar la crisis para vender cubrebocas.

Cubrebocas entre la mercancía oficial de J Balvin

J Balvin y su equipo de marketing intentaron aprovechar la crisis sanitaria, y la ola de demanda de cubrebocas para sacar entre su merchandising oficial algunas mascarillas con imágenes de su más reciente álbum “Colores”.

Entre los artículos que la estrategia de mercancía ofrecía a los consumidores se encontraban mascarillas con el logo del álbum. Fue a través de un tweet desde la cuenta oficial del artista donde se hizo el anuncio, en la publicación se podía leer: “#Colores merch. Disponibles solo por 24 hrs! Jbalvinstore”.

Reacciones de las redes

Inmediatamente se hizo público la intención de vender cubrebocas y muchos usuarios de redes sociales criticaron el hecho. El argumento principal de sus detractores consistió en que el artista intentara sacar provecho de la situación, que intentara capitalizar cuando el contexto ofrece una pandemia y desabastecimiento de éstos.

Al poco tiempo el músico publicó un tweet donde culpaba a su equipo de marketing de lo acontecido. La venta de mascarillas de J Balvin no solo fue mal visto por usuarios sino por sus propios seguidores, al ver lo publicado los malos comentarios se amontonaron en el perfil del reguetonero, que ante la presión decidió cancelar la venta de los productos señalados y con un tweet pidió disculpas.

También puedes leer:

J Balvin alegó que la promoción salió de su perfil oficial pero que él jamás autorizó la venta de cubrebocas: “El tweet sobre las máscaras si salió de mi cuenta pero NO FUE con mi consentimiento, ya hablé con el equipo de marketing y si está muy mal hecho, ofrezco mis disculpas. Esa no es la forma en la que yo actúo menos en un momento como este”.

Para tratar de superar el bache el artistas decidió cambiar la dinámica de sus redes y comenzó una sesión de preguntas y respuestas. Pese al intento los usuarios siguieron recordando el hecho.

 

Venta de mascarillas

En un comunicado la Organización Mundial de la Salud condenó que las compras de pánico derivaran en un escaseo de mascarillas pues algunos integrantes del equipo de trabajo de dicha organización no contaban con esta herramienta para hacer frente a la crisis sanitaria.

Desde la aparición del nuevo virus las mascarillas representaron un producto deseado y ante su escasez muchas marcas han intentado venderlas. Por ejemplo en algunos lugares de México los cubrebocas pasaron de costar 13 pesos a 150 pesos. Bajo este contexto muchas marcas ha intentado acercarse al mercado, el fabricante de ropa Miroglio pasó de producir ropa a fabricar mascarillas y tan solo en días pa´so de producir 75.000 unidades por días a 100 mil. La única diferencia es que estos sellos productores están donando lo producido.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299