• De acuerdo con Coworking Resources, para 2022 existirían 25 mil 968 espacios de trabajo compartido en el mundo

  • Actualmente, The Hoxton Hotel tiene seis locaciones en el mundo, tres de ellas abrirán en el transcurso de 2019

  • Se espera que en 2030, el 30 por ciento del espacio laboral sea flexible en Estados Unidos

No han sido buenos años para la industria hotelera. Por una parte, sus agentes más poderosos han tenido que lidiar con la llegada de Airbnb. Además de la competencia, la tecnológica ha generado ira por su relación con la recaudación tributaria. También en algunos países se ha ralentizado la actividad turística y hasta cadenas de comida rápida se han sumado al mercado de la hospitalidad. Pero su gran salvación podría estar en el mundo del coworking.

De acuerdo con The Drum, The Hoxton Hotel ha presentado oficialmente su iniciativa Working From_ en sus instalaciones de London’s Southwark y Chicago. Martina Luger, CMO de la marca, apunta que el proyecto no representa realmente una nueva unidad de negocio. “Nosotros siempre hemos estado ligados al coworking […]. Nuestras instalaciones estaban llenándose cada vez más […] La gente demandaba más espacio, enfoque, dedicación”.

En Londres, The Hoxton Hotel tendrá disponibles 774 escritorios a lo largo de siete pisos. Entre las instalaciones habrá salas de reuniones y cocinas. También se ofrecerán planes de suscripción flexibles óptimos desde un solo individuo hasta startups completas. Los espacios de coworking también tendrán una importante integración con los servicios de hospitalidad. Se ofrecerían tarifas preferenciales en cuartos a los suscriptores, así como eventos especiales.

¿Futuro del coworking y la hospitalidad?

La fusión entre hoteles y espacios de coworking no es una propuesta nueva. Una startup panameña, Selina, reunió 100 millones de dólares en abril. Su negocio también pretende combinar cuartos, instalaciones de trabajo comunes y servicios de comida en un solo espacio. En febrero, una pieza de Forbes apuntó que esta revolución va de la mano de los hábitos laborales millennial. Y en enero, The New York Times también notó esta curiosa tendencia.

Pero la implementación de The Hoxton Hotel es notable. Como se describe en The Drum, la marca no considera al coworking como una actividad adicional, una ventaja añadida a su servicio. Se trata de una unidad de negocio con una posibilidad de crecimiento independiente. Además, la integración es ingeniosa. Dar la oportunidad de usar servicios característicos de hotel en este nuevo contexto puede darle una ventaja sobre rivales como WeWork.

Además es una buena oportunidad para que los hoteles puedan recuperar el negocio perdido ante los espacios tecnológicos. Airbnb les quitó parte del atractivo, así que necesitan hallar otros valores añadidos que les hagan destacar ante el público. Integrar espacios de coworking podría lograr que se expandiera su lista de clientes regulares. Y con promociones o estrategias de integración, incluso podrían reanimar el uso de sus habitaciones tradicionales.