México sin turistas: Lo que queda para las marcas

México cayó del sexto al séptimo lugar en el ranking de los países con más turistas internacionales; y existe la posibilidad de descienda hasta el noveno puesto, según la Organización Mundial de Turismo (OMT). Además, dentro de los mercados que mayor divisas reciben por concepto de turismo, la nación bajó un puesto al pasar del sitio 14 al 15 dentro del año de comparación.

Esto ha afectado el rendimiento de diversos agentes del sector, mismos que han tomado medidas para evitar perder rentabilidad ante el hecho. Por ejemplo, según cifras de la Secretaría de Turismo (Sectur), los 70 principales centros turísticos de México reportaron una ocupación hotelera de 55.8 por ciento durante enero del presente año, la más baja desde 2014 para un mes similar.

Con esto, los hoteles y moteles que operan en el país despidieron personal y redujeron los salarios a sus empleados. De acuerdo con la Encuesta Mensual de Servicios del Inegi, el personal ocupado en estos establecimientos se redujo 2.3 por ciento en enero de este año con relación al periodo similar de 2018, siendo la primera disminución en los últimos 20 meses.

En este sentido, Pablo Azcárraga, presidente del Consejo Coordinador Empresarial, ha reiterado en diversas ocasiones que la industria turística está en crisis debido a la desaparición de los órganos de promoción y la inseguridad, lo que ocasionará una caída de 1.6  por ciento en el Producto Interno Bruto del sector, y una afectación al primer trimestre de 15 por ciento.  en las utilidades.

Oportunidades en medio del caos

A todo esto se suma un recorte importante en el presupuesto destinado a la promoción turística del país. En diciembre pasado, entidades federales anunciaron la desaparición del Consejo de Promoción Turística de México (CPTM), órgano que durante el sexenio pasado contó con 24 mil millones de pesos para construir la marca turística del país.

El recorte es aún más sensible cuando consideramos los impactos que las diversas alteras de seguridad han tenido en algunos destinos del país.

A decir de Nicolas Rojas, director de crecimiento de Reservemos.mx, “se ha visto un impacto con respecto a la seguridad en destinos como Acapulco y Cancún” en donde los viajeros internacionales han descendido.

En primera instancia, el escenario se dibuja poco alentador para las marcas que se desarrollan dentro del sector. No obstante, como sucede en todas las situaciones desfavorables, todo depende de la lectura que se dé a la situación.

El número de viajeros internacionales para 2035 ascenderá a más de 2 mil millones de personas, según estimaciones de la Organización Mundial del Turismo (OMT)

El contexto adverso que ahora característica al sector turístico, pone sobre la mesa una baraja de oportunidades para las empresas que operan dentro del mismo.

Tal y como indican José Alfonso Lozano, director de asuntos corporativos y comunicación de Volaris, “el sector privado debe tomar las riendas de la promoción, y especialmente los destinos están haciendo una labor muy importante en generar ‘awareness’ sobre todas sus bondades como Yucatán y Quintana Roo, entre otros, que están cambiando la forma de promocionar sus destinos para atraer otro tipo de turistas a destinos no tradicionales. Creo que estas dos acciones pueden repercutir positivamente en el desarrollo del turismo en México”.

Con ingresos a la baja y menos promoción por parte del gobierno, la estrategia de los jugadores del sector se pondrá a prueba, y el mejor camino a seguir será entender a profundidad al viajero, que hoy es más diverso y complejo que hace apenas un lustro.

Reconquistar al turista

Las palabras de Karina Sierra, directora de mercadotecnia México & Cuba para NH Hotel Group: explican la complejidad del turista actual: “Hoy nos enfrentamos a un viajero que se informa antes de viajar y planean a detalle, por ejemplo los viajeros de negocios no sólo buscan un hotel con buena comida y una cama cómoda, se vuelve cada vez más importante contar con internet gratuito, salas de trabajo, y para quienes buscan tener una vida más saludable, gimnasio y un menú equilibrado para poder cuidarse, como si estuvieran en casa. El turista internacional busca vivir experiencias únicas, (mientras que el viajero nacional) busca sentirse orgulloso de su identidad”.

Atender de manera adecuada a estos dos grandes grupos de viajeros, así como los subgrupos que de ellos se desprenden (de negocios, de placer, viajes médicos, por mencionar algunos), será vital para todos los jugadores del sector, quienes antes de intentar promocionar su marca, tendrán que velar por dar fortaleza a la marca México, misma que ahora mismo parece haber quedado desprotegida y sin turistas ante las decisiones de gobierno.