Guerra comercial: Estados Unidos y China reiniciarán conversaciones (¿ahora sí?)

Luego del agravamiento en septiembre, la guerra comercial podría (y sólo "podría") relajarse el mes que viene cuando Estados Unidos y China reanudarán las negociaciones en Washington.

guerra comercial
Foto: Bigstock
  • Estados Unidos y China acuerdan reiniciar conversaciones comerciales en octubre

  • Lo confirmaron ambos países: será cara a cara en Washington

  • Suben las bolsas del mundo a la espera de que esta vez finalmente se logre un acuerdo

La guerra comercial entre los Estados Unidos y China, que comenzó en 2018 y recrudeció este mes, podría comenzar a aclararse en octubre, cuando ambos países, las dos mayores potencias comerciales del planeta, inicien una nueva ronda de negociaciones. Esta vez, en Washington.

Pero no hay que cantar victoria aún, no es la primera vez en todos estos meses que los países de Donald Trump y Xi Jinping han dado muestras de interés de acordar, pero que luego de largos encuentros de funcionarios, por distintas causas, todo se frustró.

La decisión, que fue confirmada este jueves por ambos países, se produce después de una llamada entre Liu He, viceprimer ministro de China, y altos funcionarios estadounidenses, incluidos Robert Lighthizer, el representante comercial de Estados Unidos, y Steven Mnuchin, secretario del Tesoro de ese país, según Financial Times.

El Ministerio de Comercio de China fue específico respecto del calendario de reuniones, y dijo que la visita a Washington de los principales funcionarios de Beijing está programada para principios de octubre.

economía
Foto: Bigstock

Esta era una noticia esperada por los mercados, que se evidencia en que las principales bolsas de Asia comenzaron la jornada en alza. El índice de referencia CSI 300 de las acciones que cotizan en Shanghai y Shenzhen cerró el jueves con un aumento del 1% y Topix de Japón terminó un 1,8% más arriba que en la rueda previa.

La reanudación de las conversaciones directas, algo que no ocurría desde julio cuando se vieron las caras en Shanghai, ofrece una modesta esperanza de que Estados Unidos y China eviten una mayor profundización de su conflicto comercial, que ya se ha prolongado durante un año y medio.

Impacto sin precedentes en tiempos de paz

La decisión de avanzar con las conversaciones es necesaria porque crece cada vez más la alarma por el impacto que está teniendo la guerra comercial en la economía global.

En los Estados Unidos, la batalla de tarifas está afectando la agroindustria y en China el sector manufacturero está cada vez más complicado.

Pero no sólo afecta a los dos países. Al ser las dos mayores potencias comerciales, la batalla inyectó incertidumbre en todo el sistema, y algunos calculan que de profundizarse, generará una recesión que puede escalar hasta ser la mayor de los tiempos modernos, sin contar los producidos en las guerras mundiales.

Tarifas y reacciones

Todo estaba oscuro en la relación, pero se agravó el 23 de agosto pasado, cuando China anunció nuevas tarifas a las importaciones desde los Estados Unidos.

La medida entró en vigencia desde el 1 de septiembre y abarca a US$ 75.000 millones en productos de ese país, fundamentalmente automóviles, derivados del petróleo y granos, como soya y maíz.

Donald Trump reaccionó y elevó entre un 20% y un 33% los porcentajes de los aranceles vigentes que gravan productos importados desde el gigante de Asia. Así, abarcó a un total de US$ 550.000 millones.

En medio de esto, el yuan alcanzó el valor de 7,14 por dólar, un nuevo récord desde la crisis de 2008, lo que generó que Estados Unidos acusara a Beijing de iniciar una guerra de divisas.

Esto hace que las exportaciones chinas sean más baratas y compensa, en parte, el aumento de los aranceles estadounidenses.

Estados Unidos
Imagen de Bigstock

Todo afecta a las empresas: poco antes del último aumento de tarifas, el minorista estadounidense Target le dijo a sus proveedores chinos que se negaría a “aceptar cualquier aumento de costos relacionado con los aranceles”.

Desde la Asociación Americana de Ropa y Calzado (AAFA) adviertieron que con activación de las tarifas de septiembre, quedaron alcanzadas en Estados Unidos el 91% de la ropa, el 68% de los textiles para el hogar y el 52% de las importaciones de calzado de China.