• Según PwC, la circulación de noticias en medios print seguirá desplomándose al menos hasta 2023

  • El Pew Research Center señala que, por otro lado, las visitas a los sitios web de los medios impresos se mantienen estables

  • Para los consumidores de Estados Unidos, según Statista, los canales digitales son su principal fuente de acontecimientos

Una de las industrias más importantes en el consumo de contenido y distribución de publicidad son las noticias. Según World Press Trends, los medios de información y periódicos generaron ingresos por 150 mil 200 millones de dólares a escala global para 2017. Esta cifra ha llamado la atención de varios agentes dentro de la industria de tecnología, como Apple, Mozilla y Facebook. Así, estas marcas pretenden volverse distribuidores de estos contenidos.

Facebook ya está preparándose para robarse el mercado de las noticias. Según The New York Times, la red social quiere contratar a casi una decena de periodistas. Estos expertos estarían al frente de su News Tab, un proyecto que compilaría los eventos más importantes para sus usuarios en una pestaña. Aunque la mayor parte de los contenidos se generarán con un algoritmo, las historias más relevantes del día serán producidas por este equipo de expertos.

El control por la industria de las noticias

La contratación directa de periodistas solo es un paso más de las plataformas de tecnología para el control directo de las noticias. En 2018, se calculó que Google hizo cuatro mil 700 mdd a costa del trabajo de los medios de información. Hace unos días, un estudio sugirió que YouTube podría asesinar a las marcas tradicionales gracias a las preferencias de la Gen Z. A eso hay que sumarle la crisis de la imposibilidad de distinguir entre mentiras, mitos y verdades.

Que las plataformas digitales tengan el control implica retos significativos. RAND apunta que los nuevos medios están generando una ola de artículos basados en visiones subjetivas y emociones, enterrando la objetividad. Por otro lado, la ACCC dice que los algoritmos crean burbujas que polarizan a la población y evitan discusiones constructivas. A eso hay que sumarle que, en Facebook, Digital Watch apunta que las noticias más populares son las falsas.

Acciones como la de Facebook sugieren que las Big Tech quieren moverse a un futuro donde tengan el dominio mayoritario de la distribución de noticias. De por sí, ya muchos medios dependen de las redes sociales para circular sus contenidos. Pero las tecnológicas deben reconocer que el periodismo no es cuestión solo de crear artículos virales. Hay un compromiso con la verdad y con la información que, en el entorno digital, no siempre es redituable.