Fabricantes de autos y rent-a-car, en guerra por culpa de Uber

Uber les hace perder dinero a las fabricantes de automóviles en el mercado más grande de América latina: Brasil. Las que ganan son las que rentan vehículos.

  • Crece el negocios de la renta de autos en Brasil gracias a Uber

  • Pero los fabricantes no ven nada de ese auge, y se quejan

  • Dos tercios de los 600.000 conductores de Uber en Brasil no son dueños de sus vehículos

Dos tercios de los 600.000 conductores de Uber en Brasil no son dueños de sus vehículos, sino que los rentan todos los días a distintas compañías como Localiza o Unidas.

Es la proporción más alta del mundo para la app de transporte, según Reuters.

Esto está generando que el segmento de las rent-a-car avance en el país que lidera Jair Bolsonaro y que también se haya impulsado más del 7% la venta de vehículos nuevos, especialmente los de baja gama, aptos para servir como transporte de Uber.

Sin embargo, esto oculta algo: caen los márgenes de las fabricantes porque las empresas de alquiler compran grandes cantidades de automóviles y exigen precios de descuento.

Los pedidos “a granel”, también conocidos como ‘ventas de flota’ de vehículos, fueron récord este año en Brasil y ya representan el 46% del total, frente al 25% en 2012, según la asociación de concesionarios Fenabrave.

Al mismo tiempo, las ventas minoristas, con precios más altos, se derrumbaron casi a la mitad en el mismo período.

Según le dijo a Reuters Ricardo Bacellar, jefe de la división de autos de la consultora KPMG de Brasil, “los fabricantes de automóviles ven muy poco dinero del gran negocio que están haciendo las compañías de alquiler a partir de arrendar autos a conductores de aplicaciones de transporte como Uber”.

Dice que “este modelo de ‘ventas de flota’ es insostenible a largo plazo”.

Problemas a la vista

Desde 2015, los fabricantes de automóviles con fábricas en Brasil, incluidas General Motors, Volkswagen y Ford, han recibido más de US$ 50 mil millones en subsidios de sus centrales, el triple del monto recibido entre 2010 y 2014.

“La única razón por la que pudimos seguir operando en los últimos años es porque desde las centrales dieron préstamos o inyectaron capital”, había dicho a comienzos de 2019 Luiz Carlos Moraes, presidente de la asociación brasileña de la industria automotriz.

En paralelo, las tres principales compañías de renta de carros tuvieron ganancias récord en todos los años menos en la crisis de 2015, donde todas perdieron.

Qué está pasando

Se puede explicar cómo funciona el negocio de la siguiente manera: los conductores de Uber que alquilan autos a compañías como Localiza, Unidas, Movida, Avis, Budget, Dollar, Enterprise o Hertz trabajan los lunes y martes para pagar el costo del automóvil (incluida la gasolina) y los miércoles, jueves y viernes para ellos.

Uber
Imagen de Uber

Las ‘ventas de flota’ en Brasil superaron el millón por primera vez en 2018, y ya están en 1,1 millones este año.

Mientras tanto, Localiza pasó de comprar el 2% de los automóviles nuevos del país en 2012, al 10% este año. Los conductores de Uber y otras compañías de transporte son su segmento de más rápido crecimiento.

Otro ejemplo, en 2013, un año antes de que Uber llegara a Brasil, solo el 6% de las nuevas unidades Chevrolet Onix eran ventas de flota. En 2019 supera el 40%.

La estrategia de Toyota, que tiene menos ventas de flota que General Motors, está invirtiendo en un negocio de alquiler propio en Brasil, lo mismo que en Argentina.

En Argentina, Toyota Mobility Services propone alquilar (o rentar) automóviles para personas o empresas, por tiempo limitado, al estilo de –por ejemplo– Dollar o Avis, pero “directamente de fábrica”.

La decisión de sumarse a este negocio de forma directa está en línea con una tendencia mundial que indica que muchas personas ya no desean ser dueños de un auto y prefieran el uso compartido de vehículos, o vehículos que puedan usar cuando quieran y por el tiempo que necesiten.

Sigue a @PabloPetovel

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299