• La campaña fue diseñada con ayuda de la agencia de publicidad Mother

  • Cada uno de los cortometrajes promociona un producto específico en el catálogo de KFC

  • Se espera que la promoción de estos anuncios dure hasta el primer de enero de 2020

Hay una larga historia entre la publicidad y la animación. Más de una campaña utiliza este estilo de creación de contenido para transmitir un sentimiento distinto al que transmite la grabación más tradicional. Ejemplo son el esfuerzo de Loewe para Navidad, que combinó stop-motion con live-action. Algunas empresas, como Amazon, han utilizado este estilo para resaltar más algunos efectos y elementos auditivos de sus respectivas iniciativas comerciales.

De cualquier manera, es claro que la animación tiene un lugar muy especial en el marketing. Según Animate2Explain, este estilo de publicidad suele ser mucho más llamativo, y por lo tanto más efectivo, para transmitir mensajes comerciales a las personas. De acuerdo con Symbol Media Group, también es una técnica más económica que las grabaciones live-action. Por otro lado, Medium apunta que permiten aumentar la tasa de conversión en 20 por ciento.

Así pues, es claro que una campaña de animación es una iniciativa atractiva para virtualmente todo el mundo. Pero cabe resaltar que los usos de este estilo de creación de contenido van más allá de las cuestiones estadísticas. Claro, es conveniente que una campaña de este estilo sea más barata y efectiva para lograr ventas. Pero también les da mayor libertad a las marcas para representar ideas y narrativas que se ajusten con mayor facilidad a sus valores e ideas.

Una nueva campaña de animación para KFC

Ejemplo perfecto es la más reciente iniciativa comercial de una de las cadenas de comida rápida más importantes del mundo. KFC acaba de sacar una serie de cortometrajes animados, como parte de su campaña de Navidad. A lo largo de los cinco videos, que duran apenas diez segundos cada uno, se puede ver a varias familias tratando de cocinar una tradicional cena con pavo. Pero, en todas las ocasiones sus planes se ven frustrados por varias dificultades.


Notas relacionadas


Para el primer video de la campaña, se puede ver a una mujer que intenta métodos cada vez más radicales para cortar el pavo. En el segundo, un hombre hace cenizas la cena de Navidad de su familia. En el tercero, la cena es tan resbalosa que causa un accidente en pleno espacio. Otro video muestra a un ave especialmente terca que no entra en el horno para ser cocinada. El último muestra cómo un hombre se muere súbitamente al tratar de descongelar el pavo.

Animación como un vehículo para nuevos significados

No es la primera vez que una empresa crea una campaña tan visualmente impresionante y atractiva como esta. Aidea Indonesia, un estudio de producción asiático, lanzó hace meses un video donde mostró la amplia habilidad de sus animadores. La WWF también empleó el stop-motion para concientizar sobre el problema de la deforestación. Incluso Gatorade, en una idea de la mano con Chucky Lozano, se atrevió a imitar a los Súper Campeones en un comercial.

La campaña de Navidad de KFC es genial por la riqueza visual de cada uno de los videos. No solo tienen un estilo consistente, que se cimienta en el uso de colores y trazos. Además, dejan que la marca refleje un estilo un poco más alternativo y ridículo que ha tratado de cosechar por varios años. Es claro que logra su objetivo, sin caer en lo chocante ni generar burlas de parte de la audiencia. Y esto es en gran parte gracias a su gran uso de la animación en el proyecto.

La animación permite a esta campaña llevar a cabo acciones y representaciones que serían virtualmente imposibles en una grabación live-action. Incluso si es posible replicar estos efectos de una forma convincente con CGI, no tendrían el mismo impacto. Esta colección de anuncios reafirma las ventajas que tiene este estilo de creación de contenidos por sobre su contraparte tradicional. Características que es imposible de replicar en otros medios y estilos.

loading...