• De acuerdo con Twitter, también se eliminó esta función para proteger la seguridad de los usuarios

  • Sin embargo, algunas marcas insisten que aún usan los SMS para comunicarse masivamente con sus consumidores

  • Por otro lado, a través de mensajes de texto es imposible que la red social de hecho muestre publicidad a las personas

Hay algunas herramientas o elementos icónicos que han sido parte de las plataformas digitales desde el inicio de su historia, pero que tal vez no son tan prácticas para su modelo actual. Por ejemplo, Netflix al principio tenía un modelo de renta de películas físicas a domicilio que aún mantiene en varios mercados. Y con la incorporación de la función Dating, Facebook regresó un poco a sus raíces originales. Otro caso notable, al menos hasta hace poco, solía ser Twitter.

Twitter surgió como una red social pensada para tener una gran integración con los mensajes de texto SMS. Al inicio, los usuarios podían tanto enviar como recibir tweets a través de este canal. Sin embargo, desde hace unos meses que la red social quitó la función para realizar una publicación a través de este medio. Y de acuerdo con The Verge, la red social también dejará de soportar que los usuarios obtengan notificaciones y posts de otros a través de este canal.

La red social habría desactivado el poder recibir el texto de tweets nuevos a través de SMS desde la semana pasada. Esta función se habría apagado en todo el mundo, con la excepción de algunos territorios donde aún es el principal canal de interacción entre la plataforma y el público. Sin embargo, eso no significa que Twitter dejará de emplear este canal por completo. Se espera que aún se use para tareas de protección, como autenticación o avisos urgentes.

El final de una función (y de una era)

No es poco común que las compañías realicen cambios radicales a sus plataformas. Uber, por ejemplo, generó olas en septiembre cuando eliminó su app para Eats y la consolidó en un solo proyecto. También Facebook e Instagram agregaron hace poco una nueva función para que la gente pudiera ver el país de origen de los posts más virales, en un esfuerzo de transparencia. Y Netflix también lanzó un screen lock para que la gente no pare su sesión por un accidente.


Notas relacionadas


Eliminar por completo la compatibilidad con los SMS representa un antes y un después para Twitter. Y es que no es tan común que se quite una función a que se añada otra habilidad en beneficio de los usuarios. Claro, este cambio está bien fundamentado. Hay que recordar que en 2019 esta compatibilidad con los SMS resultó en un escándalo de privacidad que afectó directamente a su CEO. Esto fue lo que les llevó a quitar el envío de tweets por este canal.

Por supuesto, este tipo de cambios son necesarios para demostrar el avance tecnológico de la compañía. Todas las plataformas digitales tienen más de una función que tal vez ya no hace el mismo sentido en el contexto de negocio actual. Claro, lo anterior no significa que se deba solo de eliminar. Pero sí requiere que la empresa las analice con cuidado. Y, si no hay forma de reformularla para ajustarse a las exigencias actuales del público, es mejor deshacerse de ella.

La cuestión de la mejora continua

Es dentro del entorno de las redes sociales donde se puede ver el ciclo más acelerado de creación o refinación de alguna función en pro de los usuarios. Por ejemplo, WhatsApp lanzó hace unos días la posibilidad de mandar mensajes que se auto-destruyen o manejar varias cuentas en un solo teléfono. Hace unas horas, TikTok presentó stickers para apoyar causas del tipo social. Y Snapchat creó un nuevo proyecto publicitario para todas las marcas anunciantes.

¿Por qué es importante que las redes sociales (o cualquier compañía de tecnología, para ese caso) estén siempre pensando en qué nueva función lanzar al mercado? La mejora continua, de acuerdo con CMTC, permite incrementar consistentemente la calidad y productividad de los negocios. SegúnThe Lean Way, también permite mejorar el servicio al cliente. Y en datos de Kevin A. Nye, reduce tanto los errores del proceso de negocio como los costos del mismo.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299