Disney+ está saturando de nostalgia (y algo más) su cuenta de Twitter

DISNEY
Foto: Bigstock
  • Disney+ saldrá al mercado el 12 de octubre

  • Buscará ganarle market share a Netflix

  • Como parte de su marketing está apelando a todo su arsenal de contenidos

La nostalgia es un recurso muy efectivo para conectar con las audiencias, el mundo del entretenimiento es el mejor ejemplo, durante años hemos visto cómo se relanzan, reinicia o inspiran producciones cinematográficas y series de televisión en los títulos que dejaron huella en generaciones. Disney lo sabe y por eso está apelando a esa fuerza para su servicio de streaming.

Como la mayoría sabe, en un mes debutará la plataforma de la gigante de Burbank y planea hacerlo con todo su arsenal de contenidos; hablamos de más de ocho décadas en el mundo del cine y la televisión.

Twitter, la mejor arma

Ahora, como parte de todo el marketing que se está ejecutando previo a la llegada de Disney+, este lunes comenzaron a aparecer una larga serie de tweets en la cuenta oficial de la plataforma anunciando todos los contenidos que ofrecerá al público.

Aquí vemos dos movimientos interesantes, el primero el que se haya elegido a Twitter y no a Instagram o Facebook para emprender la idea. Sabemos que la red de microblogging no tiene el alcance de las plataformas de Mark Zuckerberg, sin embargo no deja de ser una de las más importantes para los usuarios por su inmediatez.

Esto es probablemente lo que han buscado para impactar al espectador, pues no sólo saturaron de tweets el feed de Disney+, sino que fue con un toque de mucha nostalgia pues presentaron en orden cronológico todas las series y películas que serán incluidas en el servicio de streaming.

De año en año ha agrupado los contenidos, todo comenzó con la presentación de Blancanieves en su versión original de 1937, pasando por Fantasía, Bambi y La Bella durmiente; en los ochenta incluye a Los Simpson, La Sirenita y Who Framed Roger Rabbit; los clásicos animados de los noventa y series tanto animadas como sitcom como los X-Men, El Rey León, Aprendiendo a vivir (Boy Meets World); hasta entrar al nuevo siglo con todo el MCU de Marvel, Star Wars y Pixar (este viene desde los noventa).

El poder de la nostalgia

Como iniciamos esta nota, está demostrado que apelar a la nostalgia es un recurso muy valioso que, cuando se usa adecuadamente, suele tener un efecto positivo en el público.

Durante muchos años las marcas han apostado por este poder, ejemplos hay un sinnúmero, en publicidad lo hemos visto con marcas como Coca-Cola en varias ocasiones, Google reviviendo a Macaulay Culkin (y Mi pobre angelito), al igual que Tourism Australia con Crocodile Dundee (renovado con Chris Hemsworth y otras figuras de Hollywood).

En mercadotecnia lo hemos visto con Nintendo y el regreso de sus consolas NES y SNES Mini que fue seguida por casi toda la industria de videojuegos, un efecto visto en la industria del entretenimiento, basta con recordar a Ready Player One de Steven Spielberg y todas sus referencias a la cultura pop o qué tal Stranger Things (de Netflix) y su invasión de los ochentas.

Al final, las marcas saben que conectar con el pasado suele hacer ‘match’ con el público. Al respecto, un estudio realizado por Nielsen señala que las emociones son el corazón de la relación que tenemos con las marcas y pueden ser un disparador de ventas muy efectivo.

De hecho, este efecto tiene mucho poder entre las generaciones más jóvenes, de acuerdo con el Journal of Consumer Research, los consumares están dispuestos a gastar más cuando se sienten nostálgicos.