• Según Zariance, Facebook tiene una comunidad de dos mil 380 usuarios

  • Cada segundo, se crean seis nuevos perfiles dentro de la plataforma

  • Alrededor del 97 por ciento de los expertos la consideran la red social más útil

Con la prevalencia de los canales digitales, el término “comunidad” ha adquirido un significado muy particular para las compañías. Significa, en ocasiones, la oportunidad de conectar con otros especialistas y líderes de todo el mundo para intercambiar experiencias y conocimiento. También implica monitorear el ruido que hay en redes sociales al respecto de sus marcas. Por supuesto, también implica desarrollar un grupo de fanáticos leales hacia la organización.

Los beneficios específicos de una comunidad en redes sociales para las marcas están bien estudiados. Según Antevenio, ayuda a mejorar el tráfico al sitio web de la empresa al tiempo que se empieza a formar una personalidad concreta para el negocio. Por su parte, Forbes apunta que ayuda a potenciar el descubrimiento de consumidores y el reconocimiento de las compañías. Eso son contar que, según ImagiBrand, permite crear una interacción única.

Retos de crear una comunidad en Facebook

A pesar de ser una estrategia útil, construir estos grupos en canales como Facebook no es algo fácil. Según Social Media Today, hay que librar obstáculos como falta de tiempo para administrar estos grupos y la falta de recursos adecuados. Por su parte, OMI apunta que la diferenciación es también una barrera frecuente. En una entrevista con Merca 2.0, Heike Sons, fundadora de Momzilla, aseguró que encontró también varios desafíos en su propio camino:

Yo diría que el reto más importante al momento de crear una comunidad en Facebook es delimitar. Para muchas marcas y personas puede ser muy difícil pensar en que tenemos que “elegir” a los miembros de este tipo de grupos. Pero lo cierto es que todos deben de compartir ciertos aspectos básicos. Si no se puede asegurar este estándar, la convivencia virtual puede ser muy dura. Y en algunos de los casos más duros, hasta ser violenta en lugar de benéfica.


Notas relacionadas


Las ventajas de invertir en estos grupos

Como ya se dijo, una comunidad puede ser una gran herramienta de marketing, siempre  que esté bien implementada. Social Seeder apunta que, en el caso puntual de Facebook, habilita a las marcas a tener un alcance más grande que con solo perfiles de negocio. I-Scoop, por su parte, señala que puede servir para posicionar a la marca una reputación como proveedor de soluciones, no solo una marca. Pero Heike apunta que hay un punto relevante a considerar.

Si las comunidades en cuestión no tienen un objetivo claro no creo que haya grandes ventajas. Pero si las marcas creen que es una manera de satisfacer alguna necesidad que detectan en su audiencia, puede ser un espacio muy amable para que marcas y usuarios convivan. Lo más importante entonces es que las empresas “escuchen” a estos grupos. Y tener siempre en mente que detrás de cada foto de perfil hay alguien que está buscando algo en la comunidad.

Retos en la moderación de la comunidad

Pero como lo mencionó la misma fundadora de Momzilla, una comunidad siempre puede salirse de control. Lo único peor que un grupo en la red social que genera caos entre la marca, es uno que además esté organizado para afectar el negocio y la interacción de los clientes leales. En este sentido, Heike Sons apunta que las empresas deben tener muy claras las reglas y normas que rigen estos espacios. Elementos que los usuarios también deben entender a la perfección.

¿Cómo pueden las empresas lograr que la conversación de la comunidad se mantenga a beneficio de la marca y los mismos usuarios? Con reglas claras, moderación consistente, congruencia y criterio para las áreas grises que van surgiendo. Es crucial que exista mucha comunicación entre el equipo de moderación. Y, por supuesto, se debe reiterar que las compañías deben tener muy en claro el objetivo de las comunidades que crean en redes.

loading...