Disney hizo una nueva auditoría de las películas de Fox y cortó más de 200 proyectos

Sabemos que The Walt Disney Company es una de las compañías que más cuidado tienen en sus negocios, por lo que no está dispuesta a arriesgar una de sus mayores apuestas del año. En marzo pasado concretó la adquisición de la división de entretenimiento de 21st Century Fox y con ello absorbió un enorme listado de proyectos y franquicias.

Tal vez los nombres más sonados son los de Deadpool, Fantastic Four y Avatar, pero en realidad hablamos de más de 300 títulos que están bajo resguardo de 20th Century Fox y sus subsidiarias, sin embargo, con la nueva tutela muchos de ellos no llegarán a cartelera.

La depuración

Disney sabe del potencial y fuerza que tiene Fox en la industria del entretenimiento, pero también sabe que algunas de sus franquicias podrían tener mayor impulso en otra división. Por ello, en la reestructura Deadpool, X-Men o Fantastic Four pasaron a manos de Marvel Studios y a la administración de Kevin Feige.

De hecho, el propio presidente de Marvel Studios dijo durante la San Diego Comic-Con que ya tienen planes para incorporar a estas franquicias al MCU; lo bueno, es que los fans los podrán disfrutar en el universo completo, lo malo es que no será durante la Fase 4 y, probablemente más malo aún, David Leitch, director de Deadpool 2, dijo en una entrevista con Yahoo que la próxima película del antihéroe podría perder la calificación R, uno de los principales elementos que fueron factor de su éxito.

Pero, Fox se quedó con mucho más que Marvel, de hecho son alrededor de 300 títulos, mismos que, de acuerdo con una publicación en Reddit, pasaron por una auditoría de la cual no todos salieron bien librados.

Los IN

De acuerdo con lo revelado, Disney decidió conservar algunas de las producciones y franquicias que cuentan con un poderoso engagement como: las Avatar 2 y 3 (que se encuentran en postproducción) así como Avatar 4 y 5 (que preparan producción); al igual que los reboots de Garfield, El Zorro, Z; y un franquicias de reciente éxito como ‘The King’s Man: La Primera Misión, y The New Mutants.

Otros títulos que siguen con vida son: Fear Street 2 y 3, Muerte en el Nilo (secuela de Asesinato en el Orient Express), Bob’s Burgers: La película. También algunas películas que irán para Disney+: Mi Pobre Angelito, Una Noche en el Museo, El Diario de un Chico en Apuros y Más Barato por Docena, de acuerdo con un reporte de The Hollywood Reporter.

Los Out

Entre la larga lista publicada, hay algunos proyectos que aparentemente no cumplen con las expectativas de Disney, como: Chronicle 2, Magic The Gathering, Mega Man, Assasin’s Creed 2 (tenía planes de ser trilogía), Flash Gordon
McLane, League of Extraordinary Gentlemen (reboot), Commando, Hitman 2, Play-Doh, The Sims, The Boogeyman, y Mega Man, son los que se destacan.

Las razones de Disney

Esta semana la gigante de Burbank dio a conocer los resultados de su tercer trimestre fiscal en los que reportó ganancias por mil 437 millones de dólares, una baja de 51 por ciento, esto pese a que los ingresos aumentaron 33 por ciento, hasta alcanzar los 20 mil 245 millones de dólares.

Entre las razones atribuidas a estos resultados, fueron los “esfuerzos para integrar de manera eficaz los activos de 21st Century Fox (21CF) para mejorar y avanzar en nuestra transformación estratégica”, según explicó el Presidente de Disney, Bob Iger, en un comunicado.

Pero también fueron afectados por los malos resultados de algunas producciones, en particular, X-Men: Dark Phoenix, ya que la directora financiera de Disney, Christine McCarthy reveló que la película de Fox representó una pérdida operativa de 170 millones de dólares durante el trimestre.

De hecho, la ejecutiva indicó que varios activos recientemente adquiridos que llegaron a la compañía, lo hicieron “muy por debajo de nuestras expectativas”.

Esto, para muchos puede derivar en que Fox no tenga el mismo destino de Marvel, Pixar o Lucasfilm, de ser una marca propia con cierta independencia, sino a convertirse en una división operativa de negocios y, de ahí, que muchos de sus proyecto estén eliminándose del tintero.