La llegada de Disney+ está a la vuelta de la equina. La plataforma de streaming con la que la “casa de Mickey Mouse” intentará rendir a Netflix es una amenaza casi tangible y aunque mucho se ha especulado sobre la manera en la que ambos servicios podrían complementarse, lo cierto es que basta con ver los números de rendimiento de la casa matriz de Marvel para entender el potencial que tiene para derribar a la plataforma de Los Gatos, California.

No se sustituyen ¿en serio se complementan?

A mediados de marzo pasado, desde MarketWatch indicaban que los usuarios de este tipo de plataformas estarían dispuestos a pagar hasta tres servicios a la vez, por un precio no mayor a 50 dólares mensuales. 

Con este dato de antesala, era posible afirmar que aún con la llegada de Disney+, Netflix podría mantener su base de usuarios.

Sin embaír, eso no significa que las reglas de competencia no cambien. Se trata de una norma de consumo que ha caracterizado al consumidor actual: no se trata de sustituir servicios, la presencia de uno se combinará con la otro, con lo que la batalla estará en el tiempo que cada una de ellas es capaz de absorber.

El juego de la taquilla

Esta lectura, se torna especialmente interesante si consideramos la capacidad y recursos que posee Disney para mantener a las audiencias en frente de sus contenidos. Lo recaudado en taquilla durante los primeros siete meses del año son indicador claro.

De acuerdo con datos entregados por la propia compañía, en lo que va del año The Walt Disney Company ha recaudado 7 mil 670 millones de dólares en taquilla, cifra superior a los 7 mil 610 millones que recaudó durante todo 2016, su mejor año en la historia. Es importante mencionar que ningún estudio de cine ha logrado superar esa cifra jamás.

En gran medida, el logro se atribuye al rendimiento de títulos como Avengers: Endgame, Capitana Marvel y Aladdin, los cuales superaron o quedaron cercanas a los mil millones de dólares. Al mismo tiempo se espera que la cifra siga creciendo considerando que tanto Toy Story 4 como El Rey León podrían sumar más de mil millones de dólares recaudados.

La amenaza para Netflix

Estos números no deben leerse sólo desde lo que pasa en las salas de cine o alrededor de las licencias. No se debe perder de vista que, tarde o temprano, todos estos títulos se sumaran a Disney+, el cual no sólo compite con Netflix con contenidos arraigados en una parte importante de las audiencias, sino también con precios que prometen ser más accesibles.

Aunque Netflix ha incrementado de manera notable su inversión en contenidos propios y exclusivos, lo cierto es que la deuda que esto genera así como la caída en el crecimiento de sus suscriptores pueden ser los primeros síntomas de una enfermedad mayor. Sostener esta estrategia será todo un reto, más si consideramos la salida de algunas otras producciones emblemáticas como Friends.

Aunque Disney ha registrado perdidas de 4 mil millones de dólares en sus tres operadoras para el año fiscal 2019, lo cierto es que su buen desempeño en taquilla es suficiente indicador para pronosticar un cierre de año espectacular la firma, escenario que sin duda pondrá en jaque a Netflix.