La mayor amenaza de Netflix no es Disney o Warner, está a su interior

Netflix-Whats Next-Bigstock
Imagen: Bigstock

Hace sólo unos días WarnerMedia anunció que su plataforma se llamará HBO Max y que llegará en la primavera de 2020 con más de 10 mil horas de contenido y todo un arsenal de franquicias y canales para conquistar al espectador y competir con Netflix, Amazon Prime Video y la próxima a llegar Disney+.

A las gigantes de la industria del entretenimiento de Burbank y a la hoy parte de AT&T se sumará NBCUniversal que está preparando su propio servicio de streaming y no podemos perder de vista que FOX cuenta con su propia oferta y que no extrañaría que la compañía de medios propiedad de Rupert Murdoch o Viacom lancen sus propios servicios.

Esto ha motivado a pensar a los especialistas en una guerra del streaming que apuntará a ganar la mayor cantidad posible de un mercado que actualmente tiene un valor de 24 mil millones de dólares a nivel global, pero que no parará de crecer, de acuerdo contados de Statista.

De hecho, actualmente existen más de mil 073 millones de usuarios de plataformas de Video Streaming (SVoD), según la misma fuente y, de igual forma, se espera que el interés de la población crezca en este tipo de servicios.

Pese a todo esto, realmente Disney+ o en algún otro competidor como Apple TV+ o HBO Max no son la principal amenaza para Netflix, sino que su mayor riesgo está en ella misma.

Publicidad, ¿acierto o error?

Desde hace tiempo se viene especulando sobre la posibilidad de que la compañía de Los Gatos, California acepte incorporar publicidad en su servicio. Esto ha generado reacciones encontradas.

Por un lado hay quienes sostienen que esto es un paso casi natural en el mercado y que la cuestión sobre si los usuarios la aceptaría o no pasará más por los modelos de negocio y servicio que se les ofrezca.

Así lo señaló en su momento Kristin Lemkau, directora ejecutiva de JP Morgan Chase, quien sostiene que “un nivel sin publicidad y otro nivel con publicidad, podría atraer a más espectadores”. Esto no es algo nuevo y de hecho es efectivo, vemos casos como Hulu, por ejemplo.

Y podría ser que esto tenga cierto sustento, al menos así lo encontró una reciente encuesta online realizada por The Trade Desk, la cual señala que solo el 35 por ciento de los suscriptores dijo que su consumo de streaming aumentaría en el futuro.

Pero, en lo que respecta a publicidad, la compañía global de tecnología publicitaria encontró que los encuestados mostraron una mayor aceptación de la publicidad (29 por ciento), siempre que puedan disfrutar de contenido más barato o incluso gratuito.

Crece la aceptación, pero la mayoría dice no

Es cierto, si existe una oferta atractiva para el consumidor es probable que un porcentaje de ellos la acepte, no obstante, puede que no sea suficiente y este es uno de los principales riesgos de Netflix en caso de decida introducir publicidad antes que sus principales rivales.

¿Por qué? Debido a que diversos reportes señalan que la compañía podría enfrentar un impacto sustancial en sus números de suscriptores si lleva publicidad a su servicio de streaming.

De acuerdo con una reciente encuesta realizada a suscriptores de Estados Unidos por Hub Entertainment Research, citado por la CNBC, el 23 por ciento sostuvo que probablemente o definitivamente abandonarían su suscripción a Netflix si comenzaba a publicar anuncios a su precio actual o un dólar más barato.

Si bien, la aceptación creció a medida que se les presentó la opción a los encuestados de reducir aún más el precio, existen otros estudios como el de Audience Project que advierte que hasta un 57 por ciento de los consultados cancelaría inmediatamente Netflix si se publicaran anuncios.

La publicidad no es la única amenaza

Pero no sólo se trata de anuncios, para diversos analistas el mayor reto que tendrán frente a sí Netflix, Dinsey+, HBO Max y compañía no será la captación de usuarios pues el mercado da señales de que puede resistir a todos estos competidores.

La clave estará por conservarlos el mayor tiempo posible en sus pantallas. “El éxito a largo plazo de estos servicios dependerá más de la retención de clientes que de la adquisición. Un cliente leal que permanece suscrito es sin duda más valioso que uno que salta de un servicio a otro”, de acuerdo con Paul Verna, vicepresidente de multimedia de eMarketer.

El problema es que Netflix podría sufrir en este tema. ¿Por qué? Un reciente estudio realizado por MoxettNathanson y HarrisX  revela que aunque 15 de los 20 contenidos preferidos por los usuarios son originales de la plataforma, esto no necesariamente se traduce en que son los más vistos.

De cuerdo con el reporte que incluyó la encuesta a más de 11 mil usuarios en Estados Unidos, el Top 10 está conformado por Orange is the New Black, Stranger Things, ‘Películas’, Ozark, Grace and Frankie, Black Mirror, Lucifer -primero estuvo en FOX-, The Crown, The Office, y Friends.

Lo malo es que de estos, The Office y Friends saldrán de la plataforma para migrar a los servicios de NBCUniversal y Habo Max, respectivamente. Además de que son los que más tiempo invierten los usuarios para disfrutar.

Según datos de Nielsen, citados en Variety: The Office, Friends, Grey’s Anatomy, NCIS, Criminal Minds y Shameless son lo más vistos en la plataforma, el original de Netflix más visto en 2018 fue Orange Is the New Black y se fue hasta el sétimo puesto.

Esto quiere decir que Netflix deberá invertir más en contenidos originales, pero también en marketing para estimular que la gente vea esas producciones pues, hasta el momento, está demostrado que los contenidos bajo licencia son los que más espectadores atraen, lo malo que que algunos de ellos saldrán de su catálogo para ir a servicios de su competencia.