¿Por qué comprar algo en $26.2 Billones*?

San Diego CA, USA
Microsoft va a pagar en efectivo 196 dólares la acción por la red social (con cara profesional) llamada LinkedIn. Si… LinkedIn, una especie de Facebook pero con saco y corbata aunque menos divertida que FB. Un lugar mítico-digital donde puedes pretender ser cualquier persona o cosa ya que te permite hacerte pasar por CEO de una empresa multinacional -aunque la tengas desde tu recámara- o consultor asociado senior VP de un empresa en las Islas Caimán con abogados en Panamá y que existe sólo en papel o, de plano, lo que se te venga en gana, total ni quien lo ponga en tela de juicio o se meta a investigar. LinkedIn, al igual que Facebook, es como una plataforma social que, como una gran casa de muchas recámaras, te permite invitar a quien quieras sin que necesariamente le conozcas, sin que necesariamente le necesites, sin que necesariamente te importe y sin que necesariamente produzca un resultado.

Advertisement

¡Perdón, me dejé llevar!. Volvamos a la transacción de LinkedIn. La compra de esta empresa, según Forbes, equivale al 50 por ciento del valor “premium” sobre su último precio al cierre. Esto ya es una bonita tradición en pagar alto por parte de la empresa de software mejor conocida por sus famosos parches de ajuste de sus productos. Jeffrey Weiner, presidente y fundador de LinkedIn, aún no se la cree.

Pero, ¿por qué LinkedIn?

El presidente de la compañía basada en Washington State, USA, “Sataya Nadella” comentó: “Juntos podremos acelerar el crecimiento de LinkedIn, tanto como la aplicación “Office 365” y “Dynamics” a fin de “empoderar” a cada persona u organización en todo el planeta”. Wow, como en las películas de espías donde al final de cada misión acaban por “salvar al mundo libre”.
Un comentarista televisivo llamado “John Oliver” mencionó en su programa de HBO que esto era natural: “Cuando algo no tiene valor y no representa un atractivo para nadie, siempre puede ser comprado por Microsoft”.

Un curiosa historia de shopping spree.

Microsoft, entre 2005 y 2008 y bajo el reinado de Steve Ballmer, se tragó más de 10 empresas por año logrando allá por el 2006 un record de 18 compañías durante sus 12 meses. A lo largo y ancho de la presidencia de Ballmer, Microsoft devoró 149 compañías. ¿Te puedes imaginar?. Steve el “monstruo come galletas” de Plaza Sésamo. En 2011 salió de su boscoso campus corporativo y se fue de compras por Europa metiendo en el “shopping cart” nada menos que a “Skype” y “Nokia” por la friolera de $8.5 billones* una y $7.2 billones* la segunda. El caso más significativo se dio en Helsinki Finlandia donde los siempre hambrientos directivos de la empresa, preocupados por su nula presencia en el mundo de la comunicación móvil y necios de meter su sistema operativo móvil en un aparatito, se cenaron, aún sin cocinar, a la moribunda NOKIA para cerrarla años después dejando a los Fineses desconsolados, sin trabajo y sin una empresa orgullo de la nación nórdica fundada en 1865. Otro proyecto formado por adquisiciones fue “Microsoft Dynamics” hijo del matrimonio entre “Navision” y “Great Plains” a fin de hacerle la competencia a SAP, Salesforce y Oracle, finalmente no se lo logró aunque Dynamics sigue ahí. Quizás el fracaso más grande de la empresa fue ponerse con Sansón a las patadas comprando otra nórdica “aQuantive” por 6.3 billones* en 2007 para competir contra Google.

Me pregunto y te pregunto:

¿De donde vendrá el crecimiento acelerado de LinkedIn que dará al ROI de Microsoft un empujón sin precedentes? ¿En qué medida Office se beneficiará?. No lo se aún. No me queda claro.

No me disgusta LinkedIn, de hecho “es a veces divertida”. Me gustan las fotos serías y profesionales de sus miembros. Hasta yo me siento muy importante cuando ahí me veo: parezco de verdad todo un ejecutivo. Ojalá y esta vez Microsoft haga algo bueno con esta plataforma social y la convierta en un lugar que facilite la libertad de las personas para trabajar a distancia, conectarse en armonía, crecer en constante colaboración y comunicación y verdaderamente facultados para, ahora si, “salvar al mundo libre del terror del conservadurismo puritano que amenaza a todos.”.
*=billones a la americana

Compartir
Artículo anterior3 inesperados escándalos de deportistas patrocinados por grandes marcas
Artículo siguienteÉxito en Back to School: Análisis profundo del consumidor
Alejandro es conferencista y escritor www.alexcastaneda.com de nueve títulos abarcando temas sobre productividad, crecimiento personal y empresarial y ha impartido conferencias en toda América. Diseñador gráfico y comunicador de origen con maestrías de la Universidad Internacional del Arte de Florencia Italia, es actualmente catedrático presencial y virtual de la universidad autónoma de Coahuila en las licenciaturas de mercadotecnia. *Las columnas de opinión reflejan el pensar individual y gustos personales de los columnistas, los cuales no necesariamente son compartidos por el equipo Merca2.0.