Cómo potenciar la venta, según el momento que atraviesa tu marca

Saber aprovechar el potencial de tu marca es un arte que va más allá de conocer tu producto y saber dónde y cómo mercadearlo. Implica conocer el momento por el cual está atravesando esta y tener la capacidad de modelar la percepción de tus consumidores en el momento y formas adecuados, explotando al máximo todos y cada uno de los elementos que te vinculan con ellos y que nutren y construyen la relación.

Si bien, es indispensable conocer la categoría en la que estás incursionando y tener bien definida una propuesta única de valor para tu producto, es también de vital importancia conocer la etapa por la que atraviesa tu marca/producto y cuáles son los principales puntos de contacto con tus consumidores.

El marketing digital puede ser poderosamente útil a la hora de potenciar ventas y maximizar una oportunidad según el momento que se atraviesa. En particular, desarrollar un embudo de ventas es clave, ya que consiste en definir y delimitar el mejor camino posible para conectar con un cliente o prospecto, desde que se entera de ti hasta que completa una compra o se vuelve leal.

En la medida en la que tengas claro el objetivo principal que deseas para tu campaña y tengas la capacidad para desarrollar adecuadamente un embudo de ventas para la promoción de tu producto por medios digitales, el proceso de ventas que experimenten los usuarios que contactan contigo será más atinado y efectivo.

Desarrollar un embudo de ventas adecuado, implica conocer bien el nicho de mercado al que estás dirigido, la competencia a la que enfrentarás y el momento que vive actualmente tu marca o producto.

Concientización (Awareness): El primer proceso que ocurre en el embudo es la concientización. Si tus clientes no saben que existe tu marca, compañía o producto, no te podrán comprar. Puede parecer un tanto obvio, pero muchas compañías (por insólito que parezca) no informan a sus clientes de su existencia y luego se extrañan de que no obtienen resultados. Antes que buscar la venta dura (como tal), las compañías deben saber levantar la mano y concientizar a sus prospectos y/o clientes de su existencia.

Consideración: Una vez que que tus clientes estén concientes de tus productos, podrán considerar si te compran o no. Determinarán si lo que ofreces cubre una necesidad o deseo que tengan, si el precio es atractivo y, por consiguiente, si realizan la compra. El Marketing cubre un rol muy importante en esta fase, ya que es donde realmente se tiene que sacar a relucir la propuesta única de valor, traducir los beneficios funcionales, etc.

Compra: Posterior a concientizar a tus clientes y a someterte a su escrutinio, llega la venta. Generalmente es una venta para probarte, para saber si realmente cumples lo que estás prometiendo Aquí no solo es importante entregar un producto de calidad, sino entregar una gran experiencia. Es súper importante hacer las cosas bien, porque los pasos subsecuentes se derivan directamente de esta primera experiencia.

Retención: Si cubres las expectativas y cumples la promesa realizada, entonces el cliente ocasional se convertirá en frecuente. Generará una actitud hacia tu marca y tu producto. Es importante mantener un contacto estrecho con tus clientes y tener la capacidad de modelar como tu cliente debe reaccionar a la compra de tus productos

Lealtad: Finalmente, viene una etapa igual de importante. Es crucial saber mantener a los clientes y sobre todo mantenerlos leales. Un cliente leal podrá pasar la voz (favorablemente) y hablar bien de no solo de tus productos, sino de su experiencia con los mismos. Mantener a tus clientes lo suficientemente felices como para comprarte más y hacer que otros te compren es el máximo logro al que tu marca puede aspirar.

Debes comprender que, la transformación de tus prospectos en clientes es un proceso y, como todo proceso es dinámico y perfectible. Llevar a tus buyers personas (prospectos) de la mano en cada una de las etapas te ayudará a conducirlos al punto que más le convenga a tu marca. ¿Conoces otras formas de cultivar y cosechar clientes? Participa en este espacio y continúa la conversación en Twitter @carlosluer. Nos seguimos leyendo por aquí. ¡Saludos!