• Según Statista, Coca-Cola obtuvo ingresos operativos netos por 31 mil 856 millones de dólares en 2018

  • De acuerdo con Greenpeace, cada minuto se vierte el equivalente a un camión de carga de basura al mar

  • En marzo de 2019, la refresquera apuntó que utilizaba alrededor de tres millones de toneladas de plástico en empaques

Ahora Coca-Cola se suma a los esfuerzos en pro del medio ambiente. En una nueva campaña Out-of-Home (OOH), implementada por Publicis Italia, la refresquera quiere hacer más visibles los botes de reciclaje en Europa. Para ello, la marca utilizará una versión modificada de la icónica barra en la parte inferior de su nombre. Ésta ha sido rediseñada para que, en su extremo más lejano, tenga una mano que indique a los usuarios dónde colocar su basura.

También se busca crear conciencia hacia el problema de la contaminación. Los carteles de la campaña tienen datos sobre la falta de reciclaje de plástico. Asimismo, Coca-Cola utilizará el eslogan “Open, Taste, Recycle With Us” para la activación. Según Publicis, citada por Adweek, se usó la iniciativa en el festival Happy Energy Tour de Bulgaria. La agencia dijo que se logró una tasa de reciclaje de 85 por ciento de todas las botellas de plástico usadas en el evento.

Plástico, tema recurrente en más de una campaña

Varias compañías han utilizado el reto de la contaminación en sus comerciales. A inicios de junio, Corona propuso “vender” cerveza a cambio de residuos de plástico en zonas turísticas costeras. Por su parte Dreampack, en una campaña en mayo, representó el problema de la contaminación con ingeniosos carteles con juguetes y vida marina. Y hace unas semanas, una agencia quiso reducir el uso de bolsas desechables con múltiples diseños vergonzosos.

La estrategia de Coca-Cola con esta campaña es lógica. Su intención es claramente hacer más notables estos sitios de reciclaje. De esta forma, al llamar la atención del público, tal vez pueda haber un mayor uso de dichos recipientes. Si se toma en cuenta su experimento en Bulgaria, podría decirse que su iniciativa parece estar teniendo un cierto nivel de éxito.

Pero el tema medioambiental podría haberse expresado mejor en la campaña. Los carteles, a pesar de ser llamativos, poco dan a entender sobre el reciclaje. Y aunque señalan claramente los botes, la intención de lucha contra la contaminación no es aparente de inmediato. Tal vez esa sea la idea después de todo, para fomentar la curiosidad y la intriga. Pero también podría haber sido mejor para la marca expresar un mensaje mucho más visible en primera instancia.