• El 34 por ciento de los ataques de ciberseguridad tienen algo que ver con agentes internos de las compañías

  • Se estima que el cibercrimen es todavía más redituable, en total, que toda la industria del tráfico de drogas

  • Al día, en promedio, se registran unas 30 mil vulneraciones a sitios web de pequeños negocios por parte de hackers

Dentro de la industria de la ciberseguridad, hay un sinfín de riesgos que pueden afectar la integridad de los individuos y compañías. Por ejemplo, la falta de talento especializado es de los peligros más graves, pues no hay gente que diseñe y mejore los sistemas de protección. También se puede mencionar la responsabilidad de las empresas para proteger los datos de sus usuarios, colaboradores y negocios. Pero hay un enemigo aún más obvio: los hackers.


Notas relacionadas


Se le denomina hackers a aquellos especialistas en sistemas informáticos capaces de vulnerar los protocolos de seguridad de una plataforma o compañía con fines maliciosos. De acuerdo con Hosting Tribunal, estos agentes cometen un ataque cada 39 segundos. Según Varonis, la mayor brecha de información personal (Yahoo, 2016) fue a raíz de un ataque de este tipo. Y según WebARX, el 73 por ciento de ellos creen que las marcas tienen software obsoleto.

No es difícil ver por qué los hackers son de las peores pesadillas tanto de marcas como de los usuarios en general. Parecen agentes maliciosos capaces de atacar y vulnerar cualquier tipo de sistema o dispositivo. Incluso da la sensación que los únicos que pueden defenderse de ellos son las grandes empresas. Pero según Sophos, hay formas en las que la gente y los negocios pueden evitar ser víctimas de estos agentes maliciosos. En particular, cinco claves:

Mantener parches actualizados para disuadir a los hackers

Constantemente las grandes compañías actualizan sus protocolos de seguridad contra estos agentes. Por ello es tan frecuente que empresas como Apple, Google y Microsoft presentan actualizaciones para sus programas. Muchos pueden ver estos updates como algo cansado y tedioso. Pero en realidad es una de las mejores formas en las que un sistema puede estar a salvo de un destructivo ataque de ciberseguridad. Así que es algo que no se debería ignorar.

Reforzar estrategias de respaldo

Con amenazas como el ransomware en el mercado, muchas empresas realizan comúnmente backups de la información de su negocio. Aunque es una buena estrategia, también se debe cuidar que estas copias no sean vulnerables a los hackers. Así pues, es crucial que no haya muchos lugares desde donde estos agentes maliciosos puedan robar la información. Además, se debe considerar guardar los archivos en off-the-grid, separado del resto del sistema.

Mejorar la configuración de seguridad para protegerse de los hackers

Casi todos los programas y plataformas en el mercado, incluso aquellas para uso empresarial, guardan cierta cantidad de datos personales. En este sentido, cada una tiene sus herramientas de privacidad y protección. Es muy importante que las empresas e individuos vean con mucho cuidado estos términos y condiciones en cada uno de los sitios donde se desenvuelven. De esta forma, podrán estar más preparados si llegara a registrarse una brecha de ciberseguridad.

Tener un control de los equipos que se usan

Hoy en día, las personas y empresas tienen mucho más que un solo dispositivo por cabeza. Por lo general, cada individuo tiene varias computadoras y aparatos móviles inteligentes. El problema es que cada una de estas máquinas representa un posible canal de ataque para los hackers. Es fundamental que las organizaciones e individuos estén conscientes de en cuántos de ellos están instalados o disponibles sus datos. De esta forma, es más difícil una brecha.

Tomar seriamente el uso de contraseñas contra los hackers

A veces parecería que la forma más común en la que un agente malicioso vulnera a marcas o individuos es a través de poderosos programas que destruyen las barreras de seguridad. Lo cierto es que, en la gran mayoría de los casos, son capaces de entrar a las cuentas porque éstas no estaban adecuadamente protegidas por una buena password. Es realmente crucial que los individuos y organizaciones tengan sólidas prácticas para asegurar sus accesos.