x

Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

Banksy: la paradoja del capitalismo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Banksy es uno de los pocos artistas que exprime el capitalismo en que está inmerso para crear una narrativa y una praxis social.

El barco humanitario Louise Michel, financiado por el artista urbano británico Banksy, nos lleva a pensar en la ya conocida reflexión marxista sobre la vocación del arte: ¿Acaso un artista está inherentemente comprometido con la sociedad o es una actitud que se asume por decisión propia?

Cualquiera que sea la respuesta, Banksy es uno de los pocos artistas que exprime el capitalismo en que está inmerso para crear una narrativa y una praxis social. No deja de ser interesante que sus obras se vendan en millones de dólares en las más prestigiosas galerías de Europa, a la vez que ayuda a los migrantes africanos que cruzan el Mediterráneo en busca de una mejor vida. 

Comencemos por decir que Banksy mide el pulso del presente porque utiliza el mejor recurso estético de nuestros días: el arte urbano. Recordemos que, hace unos 30 años, el street art era un asunto de minorías, una expresión barrial que no siempre fue bien recibida en las altas esferas del arte. Hoy, en las subastas, Banksy se codea con Picasso, Monet o Kandinsky. 

El posicionamiento del británico como un artista comprometido con su entorno nos lleva a pensar en por qué las grandes marcas se interesan cada vez más por el street art. En los últimos años, ciudades de todo el mundo visten sus calles de murales financiados por los grandes corporativos. Gucci, Adidas, Nike, Coca Cola, Louis Vuitton, Smirnoff son sólo algunas de las firmas que más dinero invierten en este tipo de publicidad. Una bastante orgánica y elegante, hay que decirlo. 

Las marcas han entendido que el arte urbano representa “inclusión”, esa palabra tan de moda en las empresas y los gobiernos. Y ser “incluyente” es quizás el objetivo más valorado para cualquier estrategia de comunicación hoy día. Antes se vendía prestigio; ahora se vende inclusión.

Según un reporte de Bloomberg Businessweek de 2019, marcas como Henessy o Louis Vuitton ganaron más de 11 millones de views en sus redes sociales gracias a campañas publicitarias de street art, que van desde vistosos graffitis en Londres o Sao Paulo hasta stickers al más puro estilo de Banksy. Los murales están tan bien hechos que casi siempre son fotografiados y colgados a redes sociales. Ni siquiera pautando publicidad en digital se logra una comunicación tan orgánica como con un buen mural. 

Sin duda, Banksy le ha dado al arte urbano un estatus mucho más elevado. Aunque no deja de ser contradictorio que una expresión que nació como acto contestatario hoy sea aprovechada por las grandes transnacionales, las mismas que precarizan a miles de trabajadores, muchos de ellos, probablemente, migrantes como los que Banksy salva con su barco humanitario. 

Suscríbete al contenido premium de Merca2.0

De Madrid a la Ciudad de México, la fuente más confiable de estrategias de mercadotecnia a nivel global. Una mirada a las estrategias de las grandes marcas y las tendencias del consumidor.

Premium

Populares

Únete a Merca2.0

Únete a más de 150,000 lectores

Regístrate a nuestro newsletter en la siguiente forma y recibe a primera hora las noticias más importantes de mercadotecnia, publicidad y medios en tu correo.
Más de Merca2.0

Artículos relacionados