Aprender a decir que NO

Estoy convencida que a nivel profesional las personas que eliminan las excusas de su vocabulario, actúan de forma positiva, optimista y siendo solucionadores constantes de problemas son las más valoradas, apreciadas y las que muy probablemente asciendan más rápido en la organización. A todos nos encanta colaborar con personas que ven “el cómo SI” en todo lo que se les presenta.

Sin embargo, ¿cuántos de nosotros no vivimos constantemente embaucados en un remolino de pendientes, estrés, tensión, nerviosismo, insomnio, horas de trabajo solamente porque en su momento no fuimos capaces de decir que NO?

Aprender a decir que NO es algo a lo que ya sea por cultura, creencia, miedo, o falta de práctica no estamos acostumbrados. Incluso en muchas ocasiones enmascaramos el NO con un SI cuando bien sabemos que no vamos a cumplir.

William Ury sostiene en su libro “El poder de un no positivo” la importancia de mantenerte en tu posición sin dañar a otras personas. Y es que hay muchas maneras de decir que NO sin ser irrespetuosos, groseros, maleducados; siempre se puede decir que NO de forma educada. De hecho, un NO con convencimiento y asertividad determinará en gran medida la calidad de nuestra vida. Por cada SI importante es necesario decir mil veces NO.

¿Por qué es tan importante aprender a decir que NO?

  • ALIGERAR LA CARGA: Te libera de compromisos que no te corresponden, que no te interesan, que son una inminente carga y de todo aquello que sabes que será difícil cumplir. Pero no solo eso, te permite hacer las cosas que realmente te interesan con entusiasmo, energía y entrega.
    0
  • TÚ DE “A VERITAS”: Ganarás credibilidad, respeto y confianza dado que actuarás conforme a tus principios y valores. Al principio quizá sea difícil decir que NO, pero verás como la gente responde muy bien cuando hablas con sinceridad y con respeto. Proyectarás y sentirás que hay congruencia en tu vida. ¡Qué importante es saberse una persona que actúa en concordancia con lo que dice, piensa, hace y siente!
    0
  • EQUILIBRANDO LA BALANZA: Aprenderás a poner las cosas sobre la balanza y sabrás darle prioridad a aquello que es importante. Muchas veces decimos que SI y estamos posteriormente lamentándonos, quejándonos, deseando haber dicho que NO, ya que no visualizamos las consecuencias y lo que implicaría nuestra decisión.
    0
  • TU “YO MÁS ASERTIVO”: Aprenderás que puedes decir todo lo que quieras, siempre y cuando lo digas con respeto. La asertividad es una habilidad de comunicación que demuestra una conducta equilibrada, directa y correcta. Recuerda: “Ni sumisión, ni agresividad, el equilibrio es la asertividad”.
    0
  • DE CORAZÓN ABIERTO: Aprenderás a actuar escuchando tu razón pero sobre todo tu intuición. “Si tienes que decir SI, dilo con el corazón abierto. Si tienes que decir NO, dilo sin miedo”.

Willima Ury dice: “Por cada SI importante es necesario decir mil veces NO. Decir NO significa, ante todo, decirse SI a uno mismo y proteger aquello que uno valora”. Yo digo que es increíble decirle que Sí a la vida, siempre y cuando no nos perdamos, por no haber dicho que NO, en un callejón sin salida.